home Del idioma, Español Acerca del uso de «los ciudadanos y las ciudadanas, los niños y las niñas»

Acerca del uso de «los ciudadanos y las ciudadanas, los niños y las niñas»

Tomado de Preguntas frecuentes en el sitio web de la RAE

Este tipo de desdoblamientos son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico. En los sustantivos que designan seres animados existe la posibilidad del uso genérico del masculino para designar la clase, es decir, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos: Todos los ciudadanos mayores de edad tienen derecho a voto.
La mención explícita del femenino solo se justifica cuando la oposición de sexos es relevante en el contexto: El desarrollo evolutivo es similar en los niños y las niñas de esa edad. La actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones extralingüísticas. Por tanto, deben evitarse estas repeticiones, que generan dificultades sintácticas y de concordancia, y complican innecesariamente la redacción y lectura de los textos.
El uso genérico del masculino se basa en su condición de término no marcado en la oposición masculino/femenino. Por ello, es incorrecto emplear el femenino para aludir conjuntamente a ambos sexos, con independencia del número de individuos de cada sexo que formen parte del conjunto. Así, los alumnos es la única forma correcta de referirse a un grupo mixto, aunque el número de alumnas sea superior al de alumnos varones.

2 comentarios en “Acerca del uso de «los ciudadanos y las ciudadanas, los niños y las niñas»

  1. !Menos mal que en algún momento se publica una nota como esta! La defensa a ultranza de esta posición, o mejor, manera de hablar en supuesta defensa de los derechos de la mujer, en mi criterio es más tendenciosa a la discriminación que la primera, porque entonces tendríamos que decir: negritos y blanquitos, homosexuales, bisexuales y heterosexuales, discapacitados y capacitados, etc, etc… Sería interminable el pase de lista antes de comenzar a hablar. El lenguaje es único, no tiene ideologías, no lo compliquemos más ni querramos resolver desde él otros graves problemas que se nos presentan en la realidad, mucho más desdeñables y contradictorios.

  2. Evitemos estas repeticiones, que generan dificultades sintácticas y de concordancia, y complican innecesariamente la redacción y lectura de los textos. Utilicemos lenguaje inclusivo, pero no quieras que acepte que me excluyan, pues por algo somos hombres y mujeres que distinguen la especie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *