Recordando a Fidel

Fernando Martín Mesa Cabrel, exalumno. Perú

Me acuerdo que era miércoles, hora de debate en las primeras mañanas del alba de la Universidad Pedagógica, teníamos la suerte de debatir los temas que ocurrían durante la semana y se tocaban en la noche anterior en el programa televisivo la Mesa Redonda, mis amigos llegaban con sueño y hambre porque se tenía la mala costumbre de no desayunar (no se los recomiendo) cada quien traía su perspectiva de los acontecimientos continentales, nuestra querida profesora de Metodología de la Enseñanza de la Historia, incitaba a los que no hablaban mucho a que participen y a los que hablaban demasiado (dentro de los que me encuentro) a que dejáramos hablar, ¡qué recuerdos.

Para complementar las ideas, la profesora puso el noticiero, grave error si quería terminar su clase, Randy , creo que así se llamaba el que dirigía el noticiero nacional, mencionó que el Comandante estaba en Holguín dando un pequeño saludo a la juventud, el grito de emoción en toda la universidad se sintió…El comandante nuevamente está hablando, era el cuchicheo de todo el personal de la universidad, cuando Él dijo lo siguiente – (….) hace poco sol, está fresquito, qué les parece si hablamos un poco (…) y comenzó el discurso que nos teletransportó a tener al frente un ponente que sabía de todo, por un momento catedráticos, alumnos, oficinistas, trabajadores, estábamos sentados ahí como escolares , escuchando al maestro, qué cátedra, qué conocimiento, qué elocuencia, qué fuerza, qué grandeza, qué lucidez, sapiencia, sinceramente qué Líder, qué histórico. Tocó todo tipo de temas, desde la pelota hasta los huracanes, los acontecimientos internacionales no se salvaron, Fidel siempre nos sorprendía en todo !Qué erudito!

El tiempo pasó, la clase no se dio, la universidad se paró, el pueblo se detuvo, la isla conmocionó, solo recuerdo que salimos de noche con hambre, corriendo a comer una pizza donde el chino mulato; pero por ese día no hubo nada en ningún lugar y ahí aprendí que cuando Fidel habla, el tiempo se paraliza y la isla se frena. Hoy el mundo ante él también se frena porque como decía mi profe hablarán bien o mal de Fidel…..pero siempre hablaran de él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *