home Cultura, Cultura espirituana El resultado electoral y la política de Estados Unidos hacia Cuba

El resultado electoral y la política de Estados Unidos hacia Cuba

EL RESULTADO ELECTORAL Y LA POLITICA DE ESTADOS  UNIDOS HACIA CUBA
Por el DrC. ESTEBAN MORALES
UNEAC

Los resultados del proceso electoral presidencial de noviembre último,vienen  matizando el denominado cambio de política hacia  Cuba y otrosprocesos que tienen lugar en el mundo.
Varios acontecimientos son responsables:
1-      Obama  se retira de la presidencia,  absteniéndose en la votación de la
Resolución Cubana contra el bloqueo en Naciones Unidas.
2-      Trump   arrebata la presidencia a Hillary Clinton. Propinadole una
derrota  que agudiza la crisis dentro del partido Demócrata y aun dentro
del propio partido Republicano.
3-      Fallece el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Líder indiscutible de
la Revolución Cubana y mundial.
4-      Trump finalmente emite declaraciones irrespetuosas contra  Fidel castro
y contra Cuba.
5-       Trump sintiéndose ya elegido presidente, se propone atacar a Cuba,
dándole marcha atrás a la política seguida por Obama.
6-      Finalmente Obama se retira sin haber logrado ningún éxito evidente en
su política exterior. Tal vez solo el de Cuba.
7-      La  Hilary pierde su última oportunidad para llegar a la presidencia  y
con su derrota queda en entredicho la política exterior seguida por el duo
Presidente-Secretaria de Estado.
8-      Pero lo más importante de todo lo ocurrido, es que Trump gana la
presidencia como un “Lobo Solitario”,  sin aliarse al Partido Republicano,
ni a ningún otro partido,  como el Demócrata y lo hace  echando por tierra
la “ideología del stablishment clásico”.
Lo primero que salta a la vista,  en el contexto actual, es que  Cuba y estados Unidos no avanzaron lo suficiente en sus negociaciones como para hacer irreversible las cosas que se han alcanzado hasta el momento.
El propio Quinto  Paquete de Medidas de Obama y la Directiva Presidencial de Politica hacia Cuba, no decían en esencia nada nuevo  de lo que ya podíamos presuponer desde que Obama dividió el  bloqueo en dos y utilizo,
durante todo su mandato, el garrote y la zanahoria, sobre todo  durante el último año y medio, como no se recuerda que lo haya hecho ningún presidente en los  más de 50 años de política agresiva contra Cuba.
No obstante, Obama se va con el legado de haber sido el presidente que mas hizo por cambiar la política hacia Cuba, aunque no lo haya hecho en sus elementos esenciales.
Pues cuando Obama el 17 de diciembre del 2014, declaro que la política hacia Cuba había sido un fracaso y que realmente Estados Unidos había resultado aislado con ella, no lo hizo desde una posición derrotista ni
renunciando a sus intereses imperiales. Obama ya tenía una alternativa de política a seguir con Cuba, pues también había declarado, que “no es posible hacer las cosas de un mismo modo y esperar resultados diferentes”.
Entonces, Obama no hizo un cambio estratégico esencial en la política hacia Cuba, sino solo táctico, de cómo conducir en esencia la misma política, para obtener los resultados por siempre esperados.
Por lo que si Trump interpreta de manera inteligente lo que Obama hizo con Cuba,  se dara cuenta de que él puede tratar de hacer lo mismo. Lo cual podría significar ventajas mutuas para el futuro mediano plazo,  hasta que
fuera posible estirar la cuerda. Lo que podría  desembocar en el mediano plazo  en que Trump se percate de que con tal política, al igual que Obama, no podría vencer a Cuba; o que esta última  en un intento de Trump
por apretar en  las negociaciones,  finalmente estas  se rompiesen.
Ya que  otra alternativa no parece viable, pues no creo que aun Estados Unidos  se sienta conforme con una política que permitiese a Cuba seguir libremente su camino, sin que Estados Unidos tratase de controlarla de
nuevo. Dado que ya Cuba escapo de las garras de Estados Unidos y no está entre sus alternativas de relacionarse con Estados Unidos, que este ultimo vuelva a frustrar su independencia.
Por eso el futuro Presidente, si ahora quiere dar marcha atrás al legado del  anterior,  de manera inteligente, no podría hacerlo más que apoyándose en la propia Directiva Presidencial de Obama;  solo supuestamente  apretando un poco más las tuercas, para que según sus deseos, el Gobierno Cubano, se viese obligado a hacerle las concesiones que no le hizo a Obama. Lo cual deviene  un   verdadero sueño para  Trump.
Que parece no tomar en cuenta, que Cuba se ha mantenido firme en su política por más de 11 administraciones sin dejarse engañar ni doblegar.
Creo además, que de manera inmediata, aunque se decidiese por la variante de política seguida por Obama,  Trump, chocara con la realidad de que la situación de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, va mucho más allá de una relación bilateral, para haber pasado a ser hace tiempo,  un asunto en que tienen participación, tanto el resto del hemisferio, como la sociedad norteamericana, así como    el conjunto de países, que dieron su voto en Naciones Unidas para que Estados Unidos levantase el bloqueo a Cuba.
O sea, que aunque debimos lograr avanzar más con Obama, de todos modos se avanzo lo suficiente, como para que ahora  tratar ahora de volverse atrás, ya haya devenido un asunto político nada fácil de manejar para la
presidencia de Trump.
Por lo que también,  visto el asunto de la política hacia Cuba externamente, Trump chocara con una voluntad internacional, ante la cual ya Estados Unidos ha perdido mucho de su anterior  prestigio.
Cuba no está sola y el nuevo Presidente tendrá la oportunidad de comprobarlo, cuando intente darle marcha atrás a las flexibilizaciones, que aunque no muchas,  se lograron con la política de Obama hacia Cuba.
No se trata de ilusiones, sino de realidades,  con las que el nuevo Presidente se las tendrá que ver. El peligro aquí, es que Trump no es un político y puede hacerse  asesorar con personas  que traten de encaminarlo
por una  una via   que puede resultarle muy contradictoria. Como ya parece estarlo haciendo.
No obstante,  el asunto de la política hacia Cuba será uno más de los que Trump tiene que enfrentar y tal vez no el más complicado.
Miles de hispanos se lanzaron a la calle, cuando lo supieron elegido presidente, después de una campaña en que los tomo de base material de estudio para pronosticar  agresividad en su política migratoria. Lo cual
continuara siendo contradictorio con los privilegios que  reciben los cubanos, por medio de la Ley de Ajuste y la agresividad  que desea desplegar  hacia los hispanos.
La  intención de  Trump por construir un muro, supuestamente haciéndolo pagar a México y el sentido unitario y familiar con que reaccionan aquellos, que aun estando  legales en el país, se oponen fuertemente a que
expulsen de los Estados Unidos a sus congéneres, aunque sean ilegales, representara un fuerte valladar para que Trump cumpla sus promesa de expulsar a tres millones o más que permanecen ilegales en el País.
Situación dentro de la cual, el propio México tendría que intervenir en defensa de sus nacionales.
Otros asuntos amenazan  convertirse  en  piedras para la administración de Trump  como  los siguientes:
Su promesa de declararle la guerra a los tratados económicos internacionales, como el NAFTA, el TPP, el APC, a las relaciones con China y otros; supuestamente para evitar la salida de los empleos norteamericanos, chocaran con la realidad de lo que las transnacionales norteamericanas se han beneficiado con esos tratados y las relaciones
económicas como las  que Estados Unidos  lleva adelante con China.
1-      Obama y la Clinton no fueron exitosos en su política exterior. Por lo
que Trump tropezará con el cansancio propio existente de tres Golpes de
Estado y 5 guerras, que nada solucionaron y  que han sido muy costosas
para Estados Unidos.
2-      La política de la alianza Atlantista, con Estados Unidos al  frente,
será un verdadero dolor de cabeza para Trump, si como parece ser su
pretensión  desea  que cada miembro  asuma sus propios  costos de los
conflictos que provoca. Y no involucrar más a estados Unidos
3-      Trump parece querer una relación más constructiva con Rusia, pero
algunas fuerzas políticas internas parecen no ser partidarias de ello. Por
lo que ya tuvo  las correspondientes acusaciones durante la campaña.
4-      Trump se verá obligado a tratar de reconstruir las relaciones de
Estados Unidos con el hemisferio;  pero si trata de hacerlo, siguiendo al
mismo tiempo una política agresiva con Cuba, chocara con las fuerzas más
progresistas,  que van, atacar el bloqueo,  deplorar la política hacia
Venezuela, hasta negarse al  retroceso  de los procesos que tienen lugar
en Bolivia, Ecuador, El Salvador; hasta apoyar el proceso de paz en
Colombia;  negándose  al neoliberalismo de Macri  en Argentina  y atacar
el retroceso  en Brasil.

Contexto dentro del cual   un conjunto de países caribeños apoyan a Cuba, teniendo un comportamiento similar contra los movimientos  de derecha que tratan de poner de nuevo al hemisferio bajo la
influencia de Estados Unidos;  tal y como parece estarse poniendo de manifiesto aun dentro de la propia OEA y otras instituciones hemisféricas.
Trump,  en general,  tropezara con la realidad de que una cosa es la campaña, en la que el compromiso es con los potenciales votantes y otra es la presidencia. Donde el compromiso es con el pueblo norteamericano y el mundo. Situación en la que operan mecanismos de política, que no siempre y diría pocas veces, permiten hacer lo que se quiere.
De todos modos, Trump es de preocupar, pues su declaración contra Fidel  y contra Cuba,  ahora  es expresión del hombre carente de la ética y la moral suficiente como para saber que a los muertos se les respeta,  aunque
se trate de  enemigos  y que los hombres como Fidel mueren, pero queda su legado. Por lo que asumir el momento actual de Cuba de manera oportunista y ventajista,  no le traerá ningún beneficio político y si un nivel de
desprecio que le impedirá sacar  cualquier tipo de ganancia.
Trump, como hombre de negocios al fin, está habituado al aprovechamiento de cuanta oportunidad se le pueda presentar para lograr sus propósitos; pero si se mete con Cuba, especialmente en momentos con este, el futuro
Presidente va a hacer  el ridículo más grande de su vida.

Enviado por: Marco Antonio Calderón Echemendía
Presidente del Comité Provincial
Uneac Sancti Spíritus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *