home Noticias A debate: «Estructura socioclasista de la sociedad cubana actual»

A debate: «Estructura socioclasista de la sociedad cubana actual»

El próximo 23 de marzo, a las 2:00 p. m., en el CRAI, en el espacio de reflexión de la universidad espirituana, Jueves de Debate, especialistas, invitados y participantes, analizarán un tema de marcado interés en estos tiempos: La estructura socioclasista de la sociedad cubana actual. Es un tema complejo, pero muy interesante y necesario para la continuidad del proceso revolucionario cubano en el contexto de los cambios que ha sufrido la estructura económica de nuestra sociedad.

Se propone dialogar, entre disímiles aristas del tema, acerca de:

  • ¿Cuáles son las clases, grupos y sectores de nuestra sociedad?
  • ¿En cuál de ellos se incluyen los cuentapropistas?
  • ¿Cómo han repercutido los cambios económicos en la estructura de la clase obrera?

6 comentarios en “A debate: «Estructura socioclasista de la sociedad cubana actual»

  1. La dinámica económica ha provocado cambios. La tendencia a la homogeneidad hasta los años 90 ha cambiado y nuevamente la sociedad tiende a la heterogeneidad social. La reaparición de figuras en la vida económica han cambiado la composición de clases, grupos y sectores. Los sujetos que son dueños de capital para comprar medios, materias primas y fuerza de trabajo, los cuales explotan trabajo ajeno y son dueños de los resultados del trabajo, son burgueses (clase heterogénea en sí); los que viven del salario sin ser dueños de los medios son obreros; los que viven del trabajo agrario con sus medios de producción -privados o cooperativos- son campesinos y los que no tienen vículo con la actividad económica directa, ni con los medios de producción, son desclasados (amas de casas, estudiantes, desvinculados, jubilados, pensionados…)

  2. Cada clase en sí se puede dividir en sectores, grupos. No es lo mismo un campesino de CCS que unos de CPA, tampoco es lo mismo un obrero agrícloa que uno del sector de los servicios, que uno contratado como cuentapropista. La realidad la da el lugar que tiene cada persona en el sistema de producciones y servicios, la relación con los medios de producción, la forma y proporción en que reciben la riqueza y el lugar en la organización del trabajo. LOS CUENTAPROPISTAS SON BURGUESES SI SON DUEÑOS DE LOS MEDIOS, DIRIGEN EL TRABAJO, SE APODERAN DEL RESULTADO Y EXPLOTAN FUERZA DE TRABAJO; SI SON CONTRATADOS Y ASALARIADOS DE OTRO CUENTAPROPISTA, SON OBREROS DEL SECTOR NO ESTATAL….EL MISMO ANÁLISIS PUEDE HACERSE CON LOS QUE TRABAJAN EN EL SECTOR AGROPECUARIO….SI SOLO ES UN JORNALERO Y GANA POR UN SALARIO, ES UN OBRERO AGRÍCOLA; SI ES DUEÑO DEL CAPITAL Y EXPLOTA FUERZA DE TRABAJO, ES BURGUESÍA AGRARIA; Y SI VIVE DE SU TRABAJO CON SUS MEDIOS, ES UN CAMPESINO.

  3. Es muy interesante la opinión del profesor José F. González Curiel, aunque hay mucho que decir todavía sobre esta problemática. Es preciso tener en cuenta que para algunos que son dueños de capital para comprar medios, materias primas y fuerza de trabajo y que se distinguen por explotar trabajo ajeno -algo impensable hasta hace unos años- y que como bien dice el profesor José F., son dueños de los resultados del trabajo, la parte de la riqueza social de que disponen es tan grande que rivalizan con entidades e instituciones estatales y yo los llamaría con términos más duros, no son pequeñuelos burgueses, sino verdaderos capitalistas que entran en una clasificación esbozada por algunos especialistas cubanos sobre el tema: la de los nuevos ricos.
    Sobre lo referido a la clase obrera, es bueno apuntar que si nos atenemos al verdadero significado de esta clase, a ella pertenecen principalmente los empleados en la industria, pero en Cuba la principal industria _la azucarera-sufrió un amplio desmontaje con el cierre de un gran número de centrales azucareros. En consecuencia, varios especialistas se preguntan: ¿Atendiendo al número que la integran puede hablarse de verdadera clase obrera en Cuba? La definición leninista de clases sociales comienza diciendo: «Son grandes grupos de hombres que se diferencian entre sí…» Hoy algunos especialistas piensan que la clase obrera puede haber pasado de Clase social a grupo. Además, nosotros tradicionalmente acostumbramos a incluir dentro de la clase obrera a muchos que no son verdaderamente obreros. Bueno, está abierto el debate. Esperamos nuevas participaciones sobre esto u otras aristas del problema.

  4. Es un tema diverso y amplio en opniones y estudios realizados, pero muy importante porque en última instancia detrás de todo lo que se dice y se hace están los hombres. Hay una tendencia no marxista de reducir el concepto de clases a los intereses humanos, pero lo que sí es real es que las divisiones, las diferencias entre hombres y mujeres tiene su origen en la economía y en la forma en que se producen los bienes materiales de una sociedad determinada. Esto no significa que de uno u otro lado de las «diferencias» el ser humano no sufra o goce en determinados momentos y circunstancias. La cosa está en desentrañar la génesis y la esencia de la explotación de los hombres en la sociedad actual, llamémosla capitalista, o socialismo en Cuba, en la que persisten clases sociales y grupos de anteriores sociedades como sistema en transición que es. Esto solo es un inicio, me voy al debate. Los espero.

  5. Me perdí un interesante debate por estar cubriendo la docencia que también apremia.
    Pienso que es necesario el mismo en este país que luego de haber avanzado hacia la homogenización de la sociedad, los desafíos y retos a vencer nos han impuesto caminos que han conducido hacia una heterogenización social cada vez más diversa y compleja.
    En particular, me preocupa que aprendí en Economía Polítca que existe una propiedad privada y otra social, cada una de las cuales genera diferentes sectores socioeconómicos.
    ¿Por qué en Cuba le llamamos gestión no estatal a quien se desempeña como propietario privado? ¿Acaso la gestión que realiza el dueño de una cafetería particular o una de las llamadas «paladares» es no estatal?
    Me parece que eso está mal nombrado. El dueño de una paladar no realiza gestión no estatal porque lo que él vende en «su paladar», lo gestiona en una unidad del estado. ¿Dónde compran la cerveza que venden?, en una unidad comercial del estado. ¿Dónde adquieren el refresco casi siempre enlatado?, en una unidad del estado.
    Entonces ¿eso es gestión no estatal? A mi modo de ver no.
    Es un propiertario privado que además ha cambiado su posición en la sociedad y se ha movido de un grupo social a otro, pero además, utiliza fuerza de trabajo asalariada.
    Creo que decir gestión no estatal es un eufemismo donde se esconde la verdadera naturaleza del fenómeno.
    Y no es un problema meramente lexical, es de contenido.

  6. Siento haberme perdido el tema debatido este jueves, pero solo quiero reflexionar que la estructura socioclasista de la sociedad cubana actual propone un equilibrio de fuerzas que ha sido una de las características de las transformaciones que se vienen dando en Cuba en los últimos años. Desde el advenimiento del sector «no estatal», nos ha hecho pensar que es un cambio al «capitalismo» por los rasgos en que se viene manifestando, es por ello que recuerdo que estos cambios responden a los principios en los que se sustentan los fundamentos de la Seguridad Nacional de Cuba entre los que podemos considerar :
    -El fortalecimiento de la unidad del pueblo en torno al Partido Comunista de Cuba.
    -El perfeccionamiento del sistema político, de su legalidad e institucionalidad.
    -La constante formación y desarrollo del capital humano.
    -La consolidadción de la propiedad social socialista, entre otros.
    Con este fin, el país realiza acciones en los diferetes potenciales de la nación que conforman su poderío nacional, en especial en lo que se relaciona con lo económico-social que precisamente atañe a lo socioclasista de nuestra sociedad actual, todo lo que empaña a este sector emergente se conoce, llámese como se llame, pero la Seguridad Nacional es garantía, aunque tenemos que reconocer que organizar y establecer este sector no estatal resulta muy complejo y díficil de lograr.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *