home Entre universidades No basta con el repudio

No basta con el repudio

Tomado de Trabajadores. Por: Vivian Bustamante Molina y Ariadna Pérez Valdés

Al ciudadano le satisface y da seguridad el respaldo legal, pero si además tiene el apoyo generalizado de sus congéneres, el beneplácito adquiere connotación inimaginable.

La denuncia por discriminación racial de la joven Yanay,  publicada el pasado lunes en esta sección ha recibido decenas de comentarios en la web y las redes sociales de Trabajadores, así como en su sección Buzón abierto, adonde también llegaron llamadas repudiando una actitud y comportamiento imperdonables y repelidos en cualquier parte del mundo.

Siempre pensamos dar seguimiento al caso y quiénes mejor para esclarecer y ofrecer una información preliminar que expertos de la Fiscalía General de la República (FGR), representada en los fiscales Rafael Ángel Soler López, jefe de la Dirección de Atención a la Ciudadanía de ese órgano, y Elizabeth Sosa Prego, especialista en la propia Dirección.

Cuba es un mosaico de razas

En Cuba no hace falta una ley contra el racismo porque existen normas jurídicas como la Constitución de la República y el Código Penal, que tienen artículos relacionados con la proscripción de la discriminación por raza, sexo y género, y refrendan el derecho de todo ciudadano a la igualdad, precisó el fiscal Soler López.

Las leyes de un país —indicó—, deben parecerse a su sociedad, y las que tenemos hoy son proporcionales a nuestra tranquilidad ciudadana, y constituyen herramientas eficaces y eficientes, lo que hace falta es que se cumplan.

El jefe de la Dirección de Atención a la Ciudadanía de la FGR refirió que en esta institución se han recibido llamadas indagando sobre las consecuencias del hecho, que calificó como un delito punible, tanto desde el punto de vista legal como moral.

Esta nación es un mosaico de razas, de indígenas, africanos, españoles y chinos, y no es saludable, ni ético, que ocurran muestras de esa índole, contra las que debe haber una respuesta enérgica, subrayó.

Por su parte, la fiscal Sosa Prego puntualizó que el Código de Trabajo resulta otra norma legal en la cual queda refrendado que el Estado se esfuerza por crear todas las condiciones que propicien la realización del principio de igualdad.

Y enfatizó en esa condición, pues el delito por el que se impugna al chofer va más allá de la raza, en tanto abarca el precepto de equidad y justicia para el ciudadano. Agregó que la Mayor de las Antillas está suscrita a convenciones internacionales en contra de todo tipo de discriminación y en correspondencia ha atemperado sus ordenanzas jurídicas respecto al tema.

Cortar las alas

Sobre si prosperará o no la denuncia, el fiscal Soler López aclaró que no se puede anticipar cuál será el final del proceso. Podemos asegurarles —dijo—, que la FGR, de conjunto con los organismos especializados, se encuentra investigando para poder probar el ilícito penal ante los tribunales. Entre tanto, el chofer está detenido.

Asimismo, la fiscal Sosa Prego destacó que la calificación del delito es provisional, pues puede variar en correspondencia con el resultado de las pesquisas.

Defendemos nuestros valores

Ambos fiscales significaron que no se está defendiendo solo a Yanay, sino a nuestra sociedad y los valores por los que siempre hemos luchado. Sobre los procedimientos que debe seguir la persona para denunciar lo que considera ha lacerado o violado sus derechos, manifestaron que la primera instancia es la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), lo cual no limita que lo haga en la Fiscalía, la cual tiene la obligación de dar cuenta a los primeros cuando se trate de un trámite de acción penal como el evento que nos ocupa.

El ciudadano perjudicado tiene que saber que para cada tipo de delito existen las vías legales con vistas a encauzar su reclamación, y el delincuente, que hay un marco sancionador para castigar su violación, concluyeron.

2 comentarios en “No basta con el repudio

  1. Increíble que esto suceda en nuestro país pero evidencia lo que subyace en la conciencia de muchos ciudadanos.. Como harina de otro costal, la discriminación por orientación sexual está proscrita en el Código de Trabajo sin embargo, el citado artículo 295 del Código Penal vigente, no tutela dicha discriminación. En otras palabras, un trabajador o trabajadora goza de tutela jurídica en razón de su orientación o preferencia sexual en el ámbito laboral (aunque en la práctica muchos directivos afirman no querer «pájaros» en sus entidades) pero está desprovisto de protección en otras aristas sociales:!no pueden ser encausados penalmente los que practiquen tal discriminación al no estar tipificada en la norma penal tal vulneración!

  2. Asombro, mal humor y deseos de agarrar al chofer y preguntarle ¿Y tu abuela donde está?
    No me explico cómo en una sociedad como la nuestra, donde se produjo una convergencia racial desde el 10 de octubre de 1868 y donde en la justa lucha de su pueblo se han juntado todos sin distingos raciales, haya trogloditas como en este caso.
    De todas formas, sabemos que la discriminación racial y de otro tipo subyace en el subconsciente de gran parte de los ciudadanos, pero es HORRIBLE que se exprese de esta manera y PEOR aún que se tolere.
    Cada vez que un ciudadano se exprese de esta forma debe ser sancionado, Y CON TODO RIGOR; para eso están las leyes, pero la sociedad también tiene que tomar cartas en el asunto ¿O es que en ese auto solo iban Yanay y el chofer?
    Yo, personalmente, doy gracias a Yanay por la denuncia, pero si supiera quiénes eran los demás pasajeros del «almendrón», los denunciaba también por permitir ¿O es que eso solo importa a la víctima? CONTEMPLAR EN SILENCIO EL CRIMEN ES COMETERLO.
    En una sociedad ejemplarmente solidaria como la que hemos construido no cabe que pasen hechos como este y seamos observadores pasivos porque, además, AQUÍ TODOS SOMOS AFRODESCENDIENTES que para el caso es sinónimo de CUBANO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *