home Noticias El Fidel líder, íntimo y menos conocido que captó un lente

El Fidel líder, íntimo y menos conocido que captó un lente

Tomado de Trabajadores digital.

Entre 1959 y 1969, el fotorreportero estadounidense Lee Lockwood retrató Cuba y al victorioso líder revolucionario Fidel Castro con una libertad sin precedentes. Aquel trabajo incluye una maratoniana entrevista con el propio líder cubano que se extendió durante siete días.

Fidel le habla al pueblo de Santa Clara el 6 de enero de 1959. Foto: Lee Lockwood

El periodista estadounidense mantuvo su extensa conversación con Fidel en Isla de Pinos en 1965 y ahí retrató al líder revolucionario hablando ante una multitud, sumergido hasta el cuello tras haber buceado, haciendo ejercicio, jugando con su perro Guardián o descansando sobre una hamaca.

“Cada día, durante varias horas, nos sentábamos Fidel, Vallejo (el comandante René Vallejo, que actuó como traductor) y yo alrededor de la mesita del porche a la entrada de la habitación de Castro (en una casa de campo de una sola planta, de madera), con el micrófono en medio de los tres, y hablábamos en voz baja, como en una sesión de espiritismo”, explica Lockwood en el prólogo del libro. “Una conversación con Castro es una experiencia extraordinaria y, hasta que te acostumbras, de lo más desconcertante (…) es uno de los conversadores más entusiastas de todos los tiempos”, asegura el autor.

La editorial Taschen publicó por primera vez en español en mayo de 2016 el libro del fotorreportero Lee Lockwood La Cuba de Fidel. Se trata de un libro de fotos de la primera década de la Revolución Cubana y la larga entrevista, de siete días, que Fidel Castro le concedió al periodista norteamericano.

Cubadebate recoge hoy algunas de esas imágenes del líder, el ser humano, que Lockwood logró retratar y nos regresan vivo, tremendo, vibrante al Fidel de todos.

 

3 comentarios en “El Fidel líder, íntimo y menos conocido que captó un lente

  1. Pocas veces nos encontramos hombres o mujeres que hacen tanto en tan poco tiempo que tiene el ser humano de vida. Fidel es uno de esos casos. Con sus vicios y sus virtudes, recordando el título de una de sus reflexiones, nadie puede negar su entrañable vocación por hacer el bien por el ser humano, por estar en contacto con lo que el Che llamó «la masa». Esas fotos y otras tantas que faltan nos lo muestra. Ojalá eso sirva a las nuevas generaciones porque ese es un principio que toda revolución no debe olvidar, el contacto directo con la masa, la retroalimentación de las políticas macro en el entramado socioclasista de la sociedad cubana. Es mi mayor deseo que la burocratización, la paperocracia, etc., no continúen construyendo un muro entre la dirección del gobierno y el partido y el resto del pueblo. Las lecciones del Che y Fidel en este sentido son claras. El mejor homenaje, más que actos, fotos, flores y hasta tal vez lágrimas, es siempre tener presente su voluntad de luchar y su apego infinito al ser humano, en cualquier parte del mundo, sin distingos de credo, raza, sexo o nacionalidad. Esto es lo que creo que importa.

  2. Un apasionado del deporte, cautivó a atletas nacionales y foráneos por su sinceridad, por su altruismo, por su entrega sin límites, por su preocupación permanente con respecto a los atletas, no pocos en el mundo se contaron entre sus admiradores, simpatizantes, o hasta amigos. Así de grande es Fidel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *