home Cultura, Cultura espirituana ¿Qué sabes sobre los pies?

¿Qué sabes sobre los pies?

Tomado de Horaenpunto (De la serie Sociedad, Información, Conocimiento). Por: Jorge Sariol

Aquí se habla de cómo y adónde te llevarían tus pies por el camino del conocimiento.

¡La forma de tus pies define cómo eres! Naturalmente. Según los tengas, así andarás. Así los cuides —higiene incluida— así te calificarán.

¡El pie es una imagen del cuerpo! Indudablemente, lleva poesía el enunciado; sin embargo, la etiología va más lejos y habla en podología de terapéuticas y echan mano a la masoterapia.

Así, en el camino del conocimiento y según los pies que tengas, se discurre sobre el fluir de energías sobre ti, el poder de la reflexología en tu futuro, sobre tu personalidad y orígenes genéticos, ascendencias y genealogías.

Y entonces uno debiera ponerse en guardia.

De todo le atribuyen a nuestros pies. Como otras tantas teorías atractivas, por Internet circulan presunciones tales como… «Según tus pies, tus antepasados serían griegos, romanos, egipcios, germanos o celtas»; todo se resume a la manera en que se estructura, desde el dedo gordo al chiquito.

En tal axiología «pedánea» —y silvestre—, nadie viene con un pie de las sabanas del Serengueti; nadie con pie asiático o mesopotámico y mucho menos incaico o maya.

Se dice que quienes tienen los pies pequeños aman la buena vida y les gusta tener un trabajo muy agitado, mientras que los de pies más grandes —además de ser afortunados en el amor— suelen tener un carácter emprendedor y tener éxito en los negocios y nuevas empresas.

Cuando los dedos de los pies están torcidos, reflejan una señal de rendición; los dedos largos denotan ambición y un gran dedo gordo simboliza un elevado grado de racionalidad.

Un «despojo» de cabeza y pies

Las explicaciones sortean los ítems científicos, con argumentos demasiado frívolos como para tomárselos en serio. Las evidencias no pasan de artificios verbales, tomando al vuelo, en el estilo más pop, enunciados del tarot o del horóscopo.

Nada que el método científico más sencillo —observación, postulación de hipótesis y comprobación mediante experimentación—, haya podido demostrar. Por el contrario, en un proceso inverso enuncian primero leyes para la teoría, luego explican sus relaciones y se saltan alegremente la explicación de los fenómenos.

Si en verdad una proposición científica se compone de diversas nociones relacionadas entre sí, con las subsecuentes abstracciones, la validez de tales teorías no vale un comino. Naturalmente, la ciencia es incapaz de enfrentar toda la ignorancia humana, pero en su decurso progresivo debe exigir —y exigirse— además del rigor, postulados que partan de la duda razonable. Y la soberbia cartesiana nunca ha sido buena consejera.

Internet se puebla también de trabajos científicos cubanos —en portales autorizados y revistas arbitradas— que no desprecian la reflexología y sus temas versan sobre la eficacia en el tratamiento del dolor cervical… relaciones interpersonales a la luz de la reflexología… psicoterapia reflexológica de la impotencia psicógena…reacciones fóbicas, psicopatología y psicoterapia reflexológica.

En el largo camino al conocimiento, la mente abierta es una vía expedita. Solo precisamos tener enfoque dialéctico.

Definitivamente, que te acaricien los pies es ya de por sí sumamente placentero. Un buen masaje, aunque fuera solo como divertimento, bien vale la alegría de vivir. Y con un poco de imaginación, otro poco de poesía y mucho de pasión resulta de un erotismo glorioso. Y eso ya es bastante.

Pero, detengámonos ahí.

Un paso más y podemos perder la perspectiva.

Glosario

Podología: ámbito ni ciencia ni disciplina que estudia el tratamiento de las afecciones y deformidades de los pies. La información sobre esta especialidad está muy dispersa y descentralizada.

Masoterapia: técnica de masaje con fines terapéuticos.

Etiología: ciencia que en el campo de la medicina se refiere principalmente al estudio de las causas de la enfermedad. En Filosofía, Biología, Derecho penal, Física y Sicología es término para referirse a las causas de los fenómenos.

Reflexología: considerada por unos como «disciplina científica» y por otros como seudociencia, se enmarca en la fisiología humana. A través de la reflexoterapia —o terapia zonal, denominada también «de alternativa»―, insta a la práctica de estimular puntos sobre los pies, manos, nariz u orejas (llamados «zonas de reflejo»), en el supuesto de que un masaje tiene un efecto beneficioso en un órgano situado en otro lugar del cuerpo. La acusación más esgrimida por sus detractores es la falta de comprobación de sus proposiciones y de estudios clínicos que demuestren su validez, más allá del efecto placebo.

 

Perlas que adornan algunas «teorías pedáneas» en Internet, en las que ninguna se pone de acuerdo:

1. Pie egipcio. Tiene una forma alargada y apretada en la que todos los dedos se fusionan y el dedo gordo del pie se estrecha en la parte superior. Este pie tiene una forma bastante delicada y sutil. Denota a una persona soñadora, con espíritu idealista. Reservados, llenos de secretos y con tendencia a escapar de la realidad, cambian de ánimo fácilmente.

2. Pie Romano. Conocido también como «pie común» o «Pie de aire», es característico de quienes poseen cuerpo equilibrado y bien proporcionado. Extrovertidos y de naturaleza sociable, siempre están dispuestos a aprender cosas nuevas y participar en experiencias intelectuales estimulantes. Es propio de viajeros debido a que son ligeros, de forma armónica y proporcionada, pero su orgullo desmedido raya en la soberbia.

3. Pie griego. El segundo dedo es más alto y estrecho y sobresale desde el eje del pie respecto al resto; forman una figura similar a la de un triángulo. Dícese de tales pies que pertenecen a personas muy activas, deportistas y de mente imaginativa; entusiastas y hábiles motivadores de quienes les rodean. Tienden a ser en cambio muy impulsivas, de fácil estrés que contagian a los que tienen a su lado.

4. Pie Germánico. Es un pie cuadrado —más tosco que el resto—; la longitud de cada dedo, incluyendo el dedo gordo, semejante a un rectángulo. Este tipo de pie se denomina «Giselle» o «Pie Campesino». Los tienen entes muy analíticos, tendientes a reflexionar y examinar un problema hasta la exageración. Sin embargo, son prácticas, fiables y seguras, y nunca dejan nada a medias.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *