home Noticias ¿Cómo mejorar la actividad científica en la UNISS? Escribe tus consideraciones

¿Cómo mejorar la actividad científica en la UNISS? Escribe tus consideraciones

Por: Dr. C. Juan Emilio Hernández García.

El Día de la Ciencia en Cuba, nacido el 15 de enero de 1960  a partir de las ideas del Comandante al precisar que: «El futuro de nuestra Patria tiene que ser, necesariamente, un futuro de hombres de ciencia, de hombres de pensamiento; tiene que ser un futuro de hombres de pensamiento, porque precisamente es lo que más estamos sembrando; lo que más estamos sembrando son oportunidades a la inteligencia…”, tiene hoy, como resultado genuino de la Revolución en la universidad espirituana, resultados concretos de su inserción e impacto en la actividad científica del territorio y el país.

El entendimiento del rol de la ciencia, la tecnología y la innovación está bien claro en la política de nuestro país, expresado en los ejes estratégicos de la visión de país 2030.  No obstante, al igual que en otros países de la región en que otras instituciones (Empresas, Centros de investigación e Institutos) también cumplen funciones de creación de conocimientos, el rol de las universidades como reservas de recursos humanos puede ser menos exclusivo, pero en general, las instituciones de educación superior que realizan investigaciones, son los puntos en que una nación concentra la capacidad de crear conocimiento.

Ese razonamiento es válido en el contexto del territorio espirituano y por ello constituye un gran reto para la Universidad de Sancti Spíritus ¨José Martí Pérez¨.

La Dirección General de Desarrollo (DGD) invita a la comunidad universitaria a ofrecer sus consideraciones y sugerencias acerca de cómo mejorar la actividad científica en nuestra institución, a través de sus comentarios en esta publicación.

Para ello pueden tomar como referencias las siguientes ideas.

Gestión

  • Elevación de la vida científica en las áreas de la UNISS.
  • Lograr mayor integración intra e interinstitucional en la gestión científica de la UNISS y las áreas.
  • Aumentar la gestión y el número de proyectos asociados a programas nacionales y empresariales.
  • Lograr mayor vinculación y protagonismo del Trabajo Científico Estudiantil.

Producción científica

  • Elevación de los niveles de impacto de la actividad científica de las diferentes áreas de la UNISS.
  • Elevación de la calidad de la visibilidad científica. (Publicaciones de los Grupos I y II, registros, patentes, premios).

Formación de doctores.

  • Elevar la formación de doctores en todas las áreas del conocimiento y que estas tengan pertinencia.
  • Aplicabilidad e impacto de los resultados de las tesis doctorales.

Internacionalización.

  • Inserción en proyectos internacionales.
  • Relación con investigadores de prestigio a nivel internacional.
  • Conformación de redes internacionales.
  • Aprovechamiento de oportunidades de internacionalización.

 ¿Cómo trabajar para alcanzarlos?

  • Algo de historia

A lo largo de la historia, y hasta hace 200 años, el progreso científico fue, esencialmente, el resultado de iniciativas individuales. Los investigadores eran personas aficionadas a un ámbito dado del saber o profesionales con una formación más especializada. Hacia inicios del siglo XIX, la investigación científica se incorporó como una función de importancia en el trabajo universitario. Con ello aparecieron los laboratorios institucionales, la colaboración entre investigadores, la expansión del conocimiento en distintas áreas y la formación de discípulos y escuelas de pensamiento a la sombra de la institucionalidad universitaria.

A medida que los resultados se multiplicaron, se empezó a valorar el trabajo en equipo, los beneficios de aproximaciones complementarias y, eventualmente, se empezó a tomar conciencia de las capacidades de la ciencia y la tecnología para resolver problemas sociales y de desarrollo.

La incorporación de ciencia, la tecnología y la innovación en las tareas universitarias influyó en sus prioridades de desarrollo, modificando los modelos de organización existente. Simultáneamente, ellas aprendieron a nutrirse de las actividades universitarias, perfeccionando sus contribuciones académicas, sus funciones sociales y sus aportes al desarrollo. La institución universitaria se convierte un componente permanente y central al desarrollo social, y  pasó,  gradualmente, a jugar roles de significación en el desarrollo científico-tecnológico en numerosas regiones del mundo.

Tradicionalmente se justificó el cultivo de la ciencia por el valor cultural que esta encierra y por su contribución al conocimiento universal, de ahí que cualquier sociedad, incluso las más pobres, tiene la aspiración de desarrollar este valor en su seno. Sin embargo, este valor que ha sido reconocido tradicionalmente como la justificación más obvia del porqué se debe desarrollar la ciencia –especialmente al interior de las universidades– ha sido sobrepasado en tiempos recientes por otros tipos de aporte realizados por la ciencia, la tecnológia e innovación, los que tienen que ver con los aportes formativos y el desarrollo.

Estas funciones se reflejan de la forma siguiente:

  • Aporte cultural: Contribución al conocimiento universal
  • Aporte formativo: Actualización de conocimientos en formación profesional. Posibilidad de que nuestros profesionales puedan usar conocimiento generado en distintas partes del mundo. Entrenamiento en el proceso de análisis racional de alternativas. Incremento de la racionalidad en la toma de decisiones de los sistemas públicos y privados.
  • Aporte al desarrollo: En forma directa, a través de la creación de nuevos conocimientos y tecnologías. En forma indirecta, a través del «oficio» de ser investigador. Ello se traduce en la capacidad para aconsejar a la empresa y entidades no empresariales sobre cómo resolver problemas.

 

10 comentarios en “¿Cómo mejorar la actividad científica en la UNISS? Escribe tus consideraciones

  1. Se mejoraría si cada uno de nosotros tratara de demostrar en cada escenario lo importante que es investigar, lo necesario que resulta para el desarrollo humano; si en cada clase, en cada actividad que se desarrolle, sea curricular o extracurricular, tratamos de descubrir qué pudo haberse planificado mejor, y cómo pudiera alcanzarse mejor resultado.
    También pudiera mejorarse mucho más si las autoridades del territorio espirituano , no solo encontraran en la Universidad la posibilidad de asistir a un trabajo productivo en el campo, de hacer una Gala cultural en tal o mascual asentamiento poblacional, sino que nos facilitaran más oportunidades de asistir a muchas más instituciones del territorio, de conocer su vida interna, su trabajo cotidiano, intercambiar con su gente. Por último, creo que es necesario destinar mucho más presupuesto a la actividad científica y extensionista, ya que nosostros no trabajamos para la Universidad, sino para la Sociedad toda.

  2. Considero que una manera de mejorar la actividad científica, sin tantos gastos y pompa, es llevar hasta el último peldaño el fórum de ciencia y técnica de la entidad; en el pasado año la universidad brilló por su ausencia en este modesto pero decoroso evento científico.

  3. ¿Cómo mejorar? permítanme parafrasear a John B. Watson: sin estímulo no hay respuesta. Interprete sus palabras, que hago mías.

  4. Interesantes los comentarios de Yudisney y Arturo, creo que ambos debemos de tenerlos muy en cuenta en la gestión de la Actividad Científica en la UNISS, en especial lo del movimiento del FORUM; es lamentable y debe revertirse con urgencia, incluso tenemos una plaza no cubierta para apoyar esta actividad de inclusión investigativa; se ha demorado en cubrir la misma.
    Muy de acuerdo con sus observaciones.
    JE

    1. Muchas gracias por su comentario. Veo que se preocupó por saber nuestros criterios. De eso sencillamente se trata: LA TAN NECESARIA RETROALIMENTACIÓN, saludos afectuosos.

  5. Hay que dirigir mejor los procesos.
    Primero: planificar mejor las acciones a corto y mediano plazo por parte de los colectivos y de cada profesional en particular; que no sea solo un resultado, sino una premisa de trabajo.
    Segundo: controlar de manera sistemática los compromisos desde los planes individuales; no dejarlo solo para el momento de la evaluación al final del año.
    Tercero: la buena dirección de este proceso llevará (como resultado y solo como resultado) a que los profesionales cambien los conceptos y puedan actuar en correspondencia con el estilo de trabajo universitario, apegados a la creación, la producción y la difusión de los resultados científicos.
    Cuarto: capacitar en lo que es la verdadera ciencia y la innovación tecnológica, que no siempre se entiende bajo los cánones posmodernos. Muchos piensan que ciencia es cualquier cosa, en desprecio del verdadero crecimiento en el conocimiento.
    Quinto: Difundir más los patrones de comparación con las demás instituciones del país, para demostrar que se puede hacer mucho más, sobre todo por parte de nuetros Doctores y MSc, que debemos ser la vanguardia y no siempre lo somos.
    Y finalmente (por ahora) aprovechar más los recursos tecnológicos que tenemos -que no son pocos- para difundir lo que hacemos. Gracias a los colegas por la posibilidad del debate y de la construcción colectiva del camino.

  6. En mi opinión personal la Uniss avanza en la actividad científica, pero considero que debemos hacer un esfuerzo mayor por la inserción de nuestyros jóvenes profesores en doctorados en las áreas todas las ramas de las Ciencias. Varias veces he vertido el criterio de que la inmensa mayoría de los profesores investigadores inscriben temas en doctorados de Ciencias Pedagógicas porque en realidad son los mejores en atención a los aspirantes y los que más se ocupan por formar doctores ¿Por qué no pasa lo mismo en el resto de los doctorados?
    Por otra parte pienso que hay una gran cantidad de aspirantes que hay que cerrales un poco el resto de las tareas y ponerles más tiempo a la formación doctoral. Un profesor que tenga que impartir semanalmente clases en dos grupos le queda poco tiempo para dedicarlo a la investigación. ¿De donde salió la idea de que quitar la docencia a un profesor y ponerlo a formarse como doctor con un plan de trabajo bien concebido es liberarlo? Pienso que eso no es liberarlo, es ponerlo en otra función priorizada. Sobran los ejemplos de profesores que llevan tiempo desarrollando un plan doctoral y están atrasados porque entre otras cosas tienen una buena carga de docencia. Me pregunto también por qué a Frank Rafael Quesada, Yakelín Acosta, Edelso Valero y la lista puede aumentar, no se les ha puesto un plan que precise su terminación y se le faciliten determinadas condiciones (tiempo) para acabar. Una universidad que no posea cerca del 50 % de su claustro titulado de Doctor en Ciencias es poco creible. Hay que reanudar las reuniones mensuales con los aspirantes y tener bien precisa la situación de cada uno de ellos.
    Lo otro que quiero opinar es que también la universidad tiene que ponerse más al ritmo del tiempo y en consonancia con el territorio. ¿Cuántos especialistas de prestigio en su profesión hay en Sancti Spíritus que no son parte de la Universidad? Hay que tener de nuestro lado como Adjuntos, o con el nombre que sea, a los mejores del territorio. Hay doctores en ciencias en Sancti Spíritus que no están en nuestro claustro ¿Por qué?
    En esas cosas hay que pensar. La UH, por ejemplo, tiene en su claustro a los mejores Doctores en Ciencias Psicológicas, no importa que trabajen en un hospital, tiene en su claustro a todos los investigadores del Instituto de Filosofía, los del Instituto de HIstoria y así es que tiene un claustro fortalecido y es una UNIVERSIDAD DE EXCELENCIA. Hacia allá tenemos que avanzar.

  7. La actividad científica mejoraría en la UNISS si los profesores jóvenes tomaran conciencia de la importancia de aspirar a peldaños superiores en su formación profesional y llegar a obtener la categoría científica de Doctor, eso es lo que distingue a un profesor Universitario de las otras Educaciones. Ello se revertiría en la calidad de la formación de los profesionales porque evidentemente, influye en un mejor proceso de enseñanza aprendizaje.
    También considero que todos los estudiantes debían estar vinculados a proyectos y publicar artículos científicos con sus profesores en revistas de nivel I y II. Es un reto a lograr.
    De especial importancia resulta que los profesores logren un mayor número de publicaciones por año en revistas reconocidas, siempre aspirando a las de nivel I y II, eso prestigia en gran medida el claustro de nuestra Universidad y permitirá mantener las categorías de calidad logradas.

  8. La actividad científica es esencial en el ambiente universitario, tanto para el pregrado con los grupos científicos estudiantiles como en los departamentos docentes y centros de estudios.
    Es preciso crear más espacios para el debate científico, hay que dedicarle más tiempo a los proyectos de investigación, a la elaboración de artículos, etc.
    Nuestra comunidad universitaria debe ganar conciencia de que no se puede pretender ser UNIVERSIDAD si no se investiga, si no se hace ciencia. Lamentablemente un grupo significativo de docentes solo prioriza la clase, la preparación metodológica y se contenta con asistir a la reunión de su proyecto y a la sesión científica de su departamento y yo pregunto, ¿cómo se enriquece su clase y preparación metodológica si no le interesa la actividad científica?
    Estoy de acuerdo con que se debe incentivar económicamente y estimular (con algo más que un certificado) los resultados científicos destacados, principalmente en el área de las ciencias pedagógicas, pues ya se muestran resultados significativos.
    Nuestro sindicato debe abogar por rescatar los estímulos materiales, además de los espirituales, y no me refiero solo a «salario» ni «salidas al extranjero», sino pregúntense qué tiempo hace que no se premian resultados científicos o docentes con semanas en centros de recreación, en villas vacacionales, en viajes a otras provincias, en asignación de recursos básicos para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, en asignación de viviendas; en fin, sería interesante que estas preguntas se las hagan además, los sindicalistas que nos representan a nivel institucional, provincial y nacional.

  9. El conocimiento científico se crea por el trabajo diario y constante, en función de resolver las necesidades de la universidad, del territorio y del país. No puede existir la ciencia en abstracto, tiene que tener siempre un fin social.
    El conocimiento se crea, pero también hay que gestionarlo. Debemos crear espacios de reflexión, crear y hacer vida científica, «respirar» ciencia, discutir más lo que cada cual hace en su área del conocimiento.
    En estos momentos, el trabajo científico tiene un carácter multidisciplinario, por tanto todos estamos sujetos a escuchar las opiniones de otros colegas del grupo de investigación y fuera de nuestro radio de acción. El pensamiento colectivo es decisivo en la investigación científica. Nadie por sí solo tiene la verdad absuluta.
    Debemos crear, fortalecer y apoyar a los Grupos de Trabajo Científicos Estudiantiles (GTCE), ellos son parte fundamental de la pirámide de investigación: GTCE – Proyectos – Líneas Científicas. Esa pirámide hay que crearla (donde no esté creada), respetarla y fortalecerla.
    Debemos mirarnos por dentro.
    El conocimiento hay que gestionarlo, pero también hay que reproducirlo. No concibo que se forme un doctor y después no reproduzca ese conocimiento acumulado, o el nuevo conocimiento, en la realización de investigaciones, en la asesoría de Trabajos de diplomas, Tesis de Maestrías y de doctorados; en la escritura de artículos científicos y su publicación en revistas de los diferentes niveles.
    Las universidades son centros de generación del conocimiento, si no hacemos eso, seremos algo más que una escuela primaria (respetando a la Educación Primaria) y esa tarea no es de uno, es de TODOS: trabajadores y estudiantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *