home Cultura, Cultura espirituana A levantarse por Venezuela

A levantarse por Venezuela

Por: José F. Echemendía Gallego. Jefe del Departamento de Comunicación Institucional

Que la patria de Simón Bolívar es objeto de las más sucias patrañas por parte de la derecha, no solo venezolana, sino de todo el continente americano; y de la política de la Casa Blanca (antes de Barack Obama y ahora de Donald Trump), eso no es noticia.

Las campañas de mentiras y desacreditación del proceso bolivariano nacieron junto con el triunfo electoral de Hugo Rafael Chávez Frías en febrero de 1999, y se recrudecieron notablemente con la desaparición física de este en marzo de 2013. A partir de la victoria de Nicolás Maduro Moros y el Gran Polo Patriótico “Simón Bolívar” en las elecciones presidenciales de abril de 2013, lo más reaccionario de la oposición venezolana comenzó a desplegar un plan elaborado en Washington para derrocar al gobierno bolivariano por cualquier vía (preferiblemente la violenta) pues son conocedores de que en las urnas no pueden, a pesar del triunfo obtenido en las elecciones parlamentarias en diciembre de 2015.

Después de un 2016 y 2017 cargados de virulencia política y de violencia desmedida en las calles de algunas ciudades de ese país, donde generaron actos execrables de toda índole, que provocaron la muerte de decenas de ciudadanos y daños millonarios a la economía del estado,  la sabiduría y mesura política del gobierno bolivariano logró conjurar la ofensiva derechista con la contundente victoria de la Asamblea Constituyente en julio del pasado año.

Pero como era de esperar las fuerzas reaccionarias, después de un impase, se reagrupan bajo las indicaciones directas del NORTE y resurgen con mucha fuerza. En los últimos días, cuando ya se esperaba un resultado satisfactorio para las partes, y sobre todo para la estabilidad del continente, como resultado de los diálogos por la  paz, mediados por el presidente dominicano Danilo Medina, el ex presidente español José L. Rodríguez Zapatero, el canciller de Bolivia, Fernando Huanacuni; Andreas Newsam, canciller de San Vicente y Las Granadinas, y el embajador de Chile en el país, Fernando Barrera; se ha visto un retroceso gigantesco, literalmente “con la pluma en la mano” la oposición puso reversa y se negó a firmar lo acordado.

Claro está, dicha determinación estaba condicionada por un plan de movidas que sobrevendrían después, a saber: las recientes declaraciones de la Alta Representante para la Unión Europea Federica Mogherini quien reclamó que las autoridades venezolanas y la oposición «pacten elecciones legislativas libres, creíbles y transparentes»; al mismo tiempo la canciller de Colombia María A. Holguín pide “… que se habrá un canal humanitario que permita afrontar la migración masiva de ciudadanos venezolanos a países vecinos y que estos reciban medicinas y alimentos.”; junto a esas ditirámbicas declaraciones el gobierno colombiano  moviliza tropas a las trochas de la línea fronteriza con Venezuela, “… para evitar el contrabando y ampliar el control migratorio de venezolanos a su país.”; reaparece en escena la marioneta de varillas Luis Almagro con declaraciones que constituyen un abierto llamado al derrocamiento del gobierno legítimamente electo: “La oposición tienen que plantearse la ruptura del régimen…”, y todo parece indicar que la famosa y bien conocida frase en Cuba “ la tapa al pomo” se la pone la declaración del llamado Grupo de Lima (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú, Guyana y Santa Lucía) exigiendo un nuevo calendario electoral al gobierno venezolano y retirando al Presidente Nicolás Maduro la invitación para la venidera Cumbre de las Américas a celebrarse en Lima, Perú.

Como puede verse claramente, todo un acorralamiento político para literalmente “quitar de en medio” a un gobierno que le resulta incomodo al hegemon del norte; en esencia más de lo mismo, nada nuevo, Cuba y su proceso revolucionario son un claro antecedente. La vuelta del neoliberalismo y la sumisión a Estados Unidos nadie la debe poner en duda, la América Latina y el Caribe de hoy no es la del año 2015; cada día se ve con menos nitidez aquella determinación propuesta por Cuba de hacer de esta parte del mundo una Zona de PAZ. Bolívar no se equivocó cuando aventuró: «Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia para plagar la América de miseria en nombre de la libertad».

Los que todavía remamos contracorriente, los que aún creemos que un mundo mejor es posible, los que mantenemos la fe en las utopías no tenemos otra alternativa que levantar la voz por Venezuela, y si fuera preciso, también levantar los puños. En el año 1894, José Martí publica en Patria “El tercer año del partido revolucionario cubano.”, donde expresó: “Un error en Cuba, es un error en América, es un error en la humanidad moderna. Quien se levanta hoy con Cuba, se levanta para todos los tiempos…”; esas sabias palabras son perfectamente aplicables a la situación actual, donde escribió el Apóstol Cuba, escríbase Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *