home Cultura, Cultura espirituana El 10 de abril de 1869 en nuestra historia

El 10 de abril de 1869 en nuestra historia

  • La Constitución de Guáimaro

Fuente: www.cubamilitar.org/wiki/Constitución_de_Cuba. Constituciones de la República en Armas

Aprobada el 10 de abril de 1869, a los seis meses de haber comenzado la Guerra de los Diez Años. Respondía a la necesidad de crear una Ley que ayudara al movimiento de liberación nacional que acababa de comenzar, legalizando la creación de un estado nacional único que lograra la unidad de los cubanos, que aún se encontraban dividisos por diversos intereses. Para llegar a un consenso, se convoca a la Asamblea de Guáimaro, celebrada los días 10, 11 y 12 de abril de 1869, en esa localidad de la provincia de Camagüey.

Como resultado de este histórico encuentro, se redactó la primera Constitución cubana puesta en vigor en el territorio de Cuba. La misma está compuesta por un preámbulo y 29 artículos, que fijan los órganos esenciales de gobierno.

El documento se basaba en el principio de gobierno representativo, con la división del poder entre tres instituciones. Esto correspondía a la opinión del joven abogado Ignacio Agramonte, que representaba las tendencias ideológicas burguesas más avanzadas de la época, pero estaba en contra de las ideas de Carlos Manuel de Céspedes, quien defendía el criterio de un mando único que controlara las funciones civiles y militares, prevaleciendo la idea de un gobierno unitario con un mando civil.

Esta constitución estableció la elección del Presidente de la República, de un General en Jefe y de una Cámara de Representantes con el poder supremo, pues podía nombrar y destituir al Presidente de la República. También tenía plenas facultades para intervenir en la marcha de la guerra. Esta constitución fue modificada el 24 de febrero de 1870, estableciendo la Vicepresidencia. Luego en marzo de 1872 se acordó que en ausencia del Presidente y del Vicepresidente, fuera el Presidente de la Cámara el que ostentara el Poder Ejecutivo de la República.

El documento original de esta constitución se consideraba perdido, hasta que en 2012 apareció en la Habana y pasó de manos privadas al patrimonio público nacional, aseguró Eusebio Leal Spengler, Historiador de La Habana. El documento tiene un sello de agua y la firma de los protagonistas, en primer lugar, la de Carlos Manuel de Céspedes, iniciador de la lucha con el Grito de Yara.

  • Constitución de Guáimaro: cuna de la nacionalidad cubana

Fuente: Radio Cadena Agramonte

La necesidad de concretar la unidad de las fuerzas independentistas insurrectas, y de establecer un estado en la manigua que guiara las acciones beligerantes contra el colonialismo español, condujo el 10 de Abril de 1869 a la Asamblea de Guáimaro.

Aquella voluntad de constituir un frente de combate único contra la metrópoli, reunió en ese territorio camagüeyano a los centros de dirección revolucionaria que operaban en la región centro-oriental de la Isla.

Los representantes acordaron, tras conciliar las disímiles concepciones, una Constitución que normaba la estructura del aparato de dirección del naciente Estado cubano, a partir de la clásica división democrático-burguesa de tres poderes: Legislativo, Judicial y Ejecutivo, al frente del cual estaba el Presidente, responsabilidad que recayó en Carlos Manuel de Céspedes.

Por primera vez en la historia nacional, la Constituyente de Guáimaro dota a los cubanos de una nación y de estructuras que lo representan ante el mundo, aúna voluntades en pos del común objetivo liberador, suscribe la igualdad y libertad de los ciudadanos, y redime los derechos de la mujer.

Con la primigenia Carta Magna, los cubanos se anotaron una decisiva victoria ideológica al emprender la tarea fundamental de la revolución: demoler el sistema colonial español en la Isla, e iniciar su sustitución por fórmulas propias y diferentes que –pese a sus limitaciones—respondían a los principios políticos más avanzados del siglo XIX y a los intereses nacionales en su conjunto.

La existencia de la República en Armas fue reconocida por diferentes naciones, y marcó un momento relevante en la evolución y madurez del pensamiento político cubano.

Gracias a Guáimaro, la Revolución remontó vuelo, y durante nueve años el pueblo de la pequeña nación insular tuvo un estado diferente a España.

Ese esfuerzo por conciliar enfoques y fortalecer el proceso emancipador iniciado en La Demajagua seis meses antes, sintetiza la voluntad de aquellos patriotas decididos a conquistar la independencia, legitimada en su Ley de Leyes hace 149 años.

  • La Constitución de Guáimaro, su significado histórico y jurídico en la formación del Estado cubano

Fuente: Fondos Documentales del Archivo Central, Dirección de Gestión Documental. Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Cuba.

La Constitución de Guáimaro es la ley política considerada por los especialistas cubanos en materia de derecho constitucional, como el primer más notable e importante estatuto jurídico de la historia republicana de Cuba por medio de la cual  se organizaba al país como un Estado político independiente.

Se redactó el 10 de abril de 1869 en la Asamblea Nacional de Cuba, que se celebró en el poblado del cual tomó su nombre, con la participación de los delegados de las regiones en que se había dividido la Isla por los patriotas cubanos de la República en Armas: Capitanía General de Oriente, Asamblea General del Centro (Camagüey) y la Junta Revolucionaria de las Villas. La misma se concibió para que rigiera mientras se mantuviera la guerra de Independencia, posteriormente fue modificada siete veces hasta 1876 con el propósito de incluirle aspectos que se fueron definiendo.

Por su parte Carlos Manuel de Céspedes, quien fungió como presidente de la Asamblea Constituyente de Guáimaro,  había proclamado unilateralmente en su finca Demajagua, el Manifiesto o Declaración de Independencia cuando otorgó la libertad a todos sus esclavos el 10 de 0ctubre de 1868 y por consiguiente la igualdad de sus derechos ciudadanos.  No fue hasta el 27 de diciembre de 1868 que se reconoció jurídicamente la abolición de esclavitud, por medio de un decreto del Ayuntamiento Libre de Bayamo.

La Constitución vigente, aprobada el 24 de febrero de 1976, como Ley fundamental de la República recoge todos los deberes y derechos de los ciudadanos cubanos. Por tanto, es importante que todos los ciudadanos conozcan su contenido.

Al respecto nos remitimos a la intervención del 1 de agosto de 2011 en la Asamblea Nacional del Presidente de los Consejo de Estado y de Ministros, Raúl Castro Ruz  en la cual hace referencia a un incidente lamentable ocurrido a una compañera que fue objeto de un incorrecto procedimiento de la política de cuadros y del desconocimiento de la legalidad socialista plasmada en la vigente Constitución, por algunos dirigentes y funcionarios a varios niveles del Partido y el Estado. A continuación cita textual de sus palabras:

“Se consideró deshonesto que ella, como militante del Partido y cuadro administrativo, no hubiese informado de su religiosidad, algo que por otra parteno estaba obligada a hacer y que constituye una flagrante violación de los derechos ciudadanos refrendados en la Constitución de la República, cuyo artículo 43 sobre este tema expresa:

“El Estado consagra el derecho conquistado por la Revolución de que los ciudadanos, sin distinción de raza, color de la piel, sexo, creencias religiosas, origen nacional y cualquier otra lesiva a la dignidad humana:

– Tienen acceso, según méritos y capacidades, a todos los cargos y empleos del Estado, de la Administración Pública y de la producción y prestación de servicios…” (fin de la cita).

Entonces se enmascaró la decisión de sacarla del cargo con la aplicación de la medida “liberación por renovación”, esgrimiendo el pretexto de que aunque tenía magníficos resultados no se vislumbraban posibilidades de promoción ulterior y por tanto debía ceder su puesto a otro compañero. Para complicar más la situación, dieron indicaciones de no tocar el tema religioso en su centro laboral ni en el núcleo del Partido al valorar su sustitución.”

Pie de ilustración: Facsímile con la reproducción del texto original adoptado por la Asamblea Nacional de Cuba de la Constitución de Guáimaro del 10 de abril de 1869. Coordinada por José Proveyer Carracedo, Profesor Titular de la  Escuela Profesional de Periodismo “Manuel Márquez Sterling” de La Habana, Cuba. 1957

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
6 + 19 =