home Cultura, Cultura espirituana Así de fácil: maceta casera con tela y cemento

Así de fácil: maceta casera con tela y cemento

Tomado de: Juventud Rebelde. Por: Isairis Sosa Hernández

Quienes no tenemos grandes patios en nuestras casas, tenemos que conformarnos con sembrar las plantas que deseamos en macetas y jardineras, pero mientras más originales y creativas, más auténtico será nuestro rinconcito verde. Por eso Así de Fácil te muestra este miércoles cómo confeccionar una maceta casera de cemento.

Estos son los materiales que necesitarás: la tela que nos sirva de molde, la estructura que usaremos como pilar, dos nylons grandes, cemento, arena para dar textura, y por supuesto, agua.

En cuanto a la tela, puedes usar cualquiera que tengas a mano, un mantel descontinuado, una toalla vieja, una camisa en desuso o una frazada de piso.

Para el pilar donde se apoyará la maceta casera de cemento, puedes utilizar una banqueta, cubos o tanquetas, en fin, cualquier objeto que tenga una buena altura.

El nylon lo utilizaremos como aislante entre el cemento y el pilar, aunque puedes utilizar también un trozo de mantel de hule. Lo importante es que el nylon sea  flexible para no molestar los pliegues que hagamos luego con la tela. Con respecto al cemento puedes utilizar el que tengas a mano.

Ten en cuenta que el pilar debe ser lo suficientemente fuerte como para resistir el peso y lo suficientemente alto como para permitir que la tela cuelgue y no toque el piso o la mesa. El nylon debe ser más grande que la tela, así el cemento no se pegará al pilar y facilitará el desmolde una vez que se haya secado.

La consistencia que tenemos que lograr debe ser como la de una salsa muy espesa. La idea es que quede lo suficientemente líquida como para que la tela se impregne del cemento, pero no tanto como para que se forme una capa demasiado gruesa.

Una vez colocada la tela embebida en cemento sobre el pilar, iremos acomodándola (tal como hacemos con una cortina) y dándole la forma deseada, pero procurando que quede pareja en lo que a profundidad se refiere.

Cuando logremos darle la forma deseada, cubrimos la maceta casera de cemento con un nylon grande para evitar que se «rompan» los pliegues. Este paso permite que el cemento se seque lentamente y que no se parta o se quiebre por el calor y el viento.

Durante al menos dos días dejaremos secar nuestra pieza a la sombra. Pasado este tiempo, si al tocarla vemos que no ha quedado lo suficientemente dura, podemos preparar un poco más de mezcla (con una parte extra de cemento) y «pincelarla» por fuera. Dejamos secarla nuevamente y repetimos el proceso hasta que la dureza nos convenza.

Finalmente, una vez totalmente seco, desmoldamos y prácticamente está listo. Lo último que debes hacer son los agujeros de drenaje, de acuerdo con el tamaño de nuestra maceta casera de cemento, para lo cual debes utilizar un taladro.

Este proyecto tiene mucho que ver con la prueba y error, pero si sale bien, el resultado es muy original. Podemos hacer el primer intento con una maceta pequeña y ya una vez que consigamos la destreza necesaria pues intentamos con una más grande.

Podemos hacer varias y de distintos tamaños y pintarlas de colores tierra o de colores brillantes. Cualquiera de las variantes resultantes le dará un toque diferente a tu hogar u oficina.

 

Comparte esta noticia

Temas

Un comentario en «Así de fácil: maceta casera con tela y cemento»

  1. ¡Hermosas macetas para mi lugarcito verde! Lo haré a pesar del disguto conyugal en razón del embarre que provocaré en el lugarcito verde y el precio de un saco de cemento!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
26 − 10 =