home Cultura, Cultura espirituana Discurso pronunciado por el Ministro del MES en el Foro de Políticas de Bolonia

Discurso pronunciado por el Ministro del MES en el Foro de Políticas de Bolonia

Discurso pronunciado por el Ministro de Educación Superior de Cuba José Ramón Saborido Loidi en el Foro de Políticas de Bolonia. París 24 de mayo de 2018

Distinguidos colegas

Los aquí presentes sabemos que una de las tareas sociales más complejas y difíciles radica en la eliminación de las diferencias en el acceso a la educación superior, para garantizar a todos ese inalienable Derecho Humano.

No es de extrañar entonces que existan hoy diversidad de enfoques y políticas específicas para lograr los objetivos presentes en la Agenda 2030, de los cuales estamos aún muy distantes, aunque sin duda alguna se vienen dando pasos seguros,  entre ellos, los transitados por el Espacio Europeo para la Educación Superior.

Sin embargo, no obstante lo avanzado, aún es enorme y vergonzosa la inequidad en cuanto al acceso y continuidad de estudios superiores, siendo precisamente nuestra América Latina y el Caribe, la región con el más alto nivel de polarización económica y social a nivel mundial, lo cual también se traduce en la injusticia en el acceso a la universidad, con su inevitable repercusión a corto, mediano y largo plazo.

Para amortiguar esa creciente brecha social, un factor importante radica en la ayuda mutua y la integración mediante diferentes procesos y redes, una de las cuales es el Espacio Latinoamericano y Caribeño  de Educación Superior, el cual  llevamos varios años estructurando y  debe consolidarse en los próximos días en  la Tercera Conferencia Regional de Educación Superior para América Latina y el Caribe que se efectuará, como todos sabemos,  en Córdoba, como merecido  homenaje al centenario de la Reforma Universitaria, la cual nos legó e impulsó  a alcanzar el ideal de una universidad comprometida con la sociedad, su desarrollo y necesidades.

Para alcanzar esa universidad, Cuba siempre ha defendido el papel decisivo de la voluntad política y participación decidida del Estado, de conjunto con las propias instituciones universitaria, como reafirmara en la 36 Conferencia General de la UNESCO en el 2011, el entonces Ministro de Educación Superior y hoy Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y cito: “La educación tiene que ser la verdadera prioridad de prioridades, tanto en el compromiso político como financiero”.

Así ha sido desde el mismo triunfo de la Revolución Cubana en 1959, lo que ha permitido avances significativos en la educación superior. De tres universidades públicas existentes en 1958, se pasó a 50 instituciones que han garantizado que el 12,6 % de la población del país tenga formación universitaria, a partir de la gratuidad total de los estudios, desde el pregrado hasta el postgrado, incluido un sistema de becas que protege a todos por igual, lo que es muestra fiel de la prioridad dada por la Revolución a esta esfera. Baste decir que Cuba destina hoy, en medio de serias dificultades económicas y un férreo bloqueo el 10% del PIB a la educación y dentro de ello el 2,5 % a la Educación Superior.

Esa política inclusiva, gestada y desarrollada por el Líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz basada y estructurada en la igualdad de género, sin importar origen social, color de la piel, creencias religiosas, etcétera, en todos los niveles de enseñanza, se completa con la garantía estatal de empleo, para cada graduado, al instante mismo de culminar los estudios universitarios.

Estimados colegas

Estamos persuadidos que para lograr la mayor justicia social posible, será necesario que los sectores sociales más atrasados avancen a un ritmo más rápido que los más adelantados. En Cuba, un ejemplo fehaciente de este axioma, radica en lo alcanzado en el tema género, donde las féminas, constituyen hoy el 66 por ciento de la fuerza técnico-profesional del país. Así mismo, en el llamado tema racial, que prefiero denominar de color de la piel, lo logrado es también importante.

Nuestra política, ha beneficiado a miles de estudiantes africanos, caribeños, latinoamericanos y de otras regiones, habiéndose graduado de forma gratuita, en nuestras universidades a 57095 extranjeros de 163 países.

Lograr estas metas es responsabilidad de todos, por lo que Cuba continuará perfeccionando su política social con respecto a la educación superior para, de conjunto con otros países y universidades, en particular las europeas, imbuidos de los Acuerdos firmados entre la Unión Europea y la República de Cuba, alcanzar los sueños y metas presentes en los 17 Objetivos de la Agenda 2030.

Muchas gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *