home Cultura, Cultura espirituana Nostalgia por no estar

Nostalgia por no estar

Por: José Francisco Echemendía Gallego

Ayer fue 3 de septiembre, y por primera vez no estuve en la trinchera en 37 años; no voy a tener mis blancas balas, ni mi fusil de negro cañón de grafito, no voy a tener a mano las minas anti ignorancia, ni las granadas anti “tanques pensantes”; por primera vez no voy a estar en el combate, pero tengo la certeza de que mis compañeros de lucha, mis colegas de todos estos años, sí van a estar allí, dando la batalla desde el primer día, y van a ganarla, van a ganarla para que en la próxima yo pueda estar acompañándolos.

Es como siempre, como siempre ha sido en los últimos 59 años: un día de mucho estrés para casi todos, también de mucha determinación y esperanza, de mucho júbilo y jolgorio; porque no todos los días del año se abre una puerta tan grande y se tiene delante un camino infinito para construir el futuro, para construir tu futuro. Este es un día mágico en el que se puede escuchar el llanto de algunos pequeños ante el temor de lo nuevo, de separarse de mamá y papá; hasta la risa escandalosa, sobre todo de los que ya conocen la experiencia y vienen decididos a repetirla, este es el día en el que es muy difícil que algún cubano y cubana no sea –por lo menos- cómplice consciente. Este es el día en que adolescentes y jóvenes pueden mirar hacia adelante con la certeza de que es posible alcanzar la meta que se propongan; es por eso y mucho más un día mágico y grande.

Esta es mi nostalgia por no estar presente físicamente este día, sin embargo dos cosas me reconfortan, estaré allí espiritualmente, allí estará mi corazón de maestro; y sobre todo porque mis colegas van a vencer en el empeño para que más temprano que tarde pueda estar con ellos.

No dejen de esperarme, esa también es mi medicina.

29 comentarios en “Nostalgia por no estar

  1. Recupérate pronto, que te necesitamos; pero hazlo a paso lento, tómate tu tiempo, el que necesites, que aún nos quedan muchas batallas por vencer y de seguro, estarás en la primera trinchera, como lo has hecho durante tantos años.
    No tengas duda alguna, estaremos a tu lado compartiendo esa trinchera.

  2. Pronto te tendremos entre nosotros. Mientras, tus compañeros tomaremos el fusil de negro grafito y las balas blancas para continuar en este hermoso empeño de formar a las nuevas generaciones.

  3. No te preocupes, lo más importante ahora es tu recuperación, pronto estarás junto a tus compañeros y estudiantes dando lo mejor de ti, tus consejos oportunos y experiencias de los años que has vivido en este bello arte de educar a las nuevas generaciones.

  4. Amigo si esa es tu medicina, la tendrás a diario, porque sencillamente eres de los imprescindibles, de los que no solo están en la batalla diaria, sino que esa entrega contagiosa que te caracteriza, la haces de todos y todas los que te rodeamos. Te esperamos para TODO….pero sabes? También te extrañamos como caramba, así que no te daremos permiso para que te ausentes por mucho….sabemos que tu coraza, también es tu medicina..y esa..es irrompible….

  5. Amigo: recuerda lo que te dije , los Echemendía somos raíz de caguairán , eso lo aprendimos de nuestro eterno Comandante y nosotros al igual que él estaremos siempre en la línea de combate, así somos los maestros cubanos , fieles a la luz de la enseñanza y detrás de nosotros las demás generaciones lindas y valientes y también muy revolucionarias. Claro, hoy te extrañamos en el acto de inicio de curso, pero espiritualmente, físicamente estás y estarás siempre. Te quiero

  6. José, todos te extrañamos mucho, ahora lo más importante es la recuperación que necesitas para que pronto puedas seguir compulsando a tus estudiantes y colegas en el empeño de continuar formando nuevas generaciones de maestros revolucionarios y comprometidos; no te preocupes por no estar físicamente, pues hemos aprendido, los que hoy estamos aquí, de las experiencias trasmitidas por maestros como tú. Te esperamos en tu universidad…..

  7. Hermano: nunca se sabe cuándo termina la batalla cuándo se es útil y la tuya está en pie en esa nueva trinchera que es cuidarse y orientarnos cuando nos veas descarriados. Decía Marcelo Salado: «Luchar es vivir, renunciar es morir» y te queda mucho por hacer, así que adelante, pues, nosotros estamos contigo y juntos saldremos triunfantes.
    Mente positiva es medicina infalible. Te esperamos en los nuevos combates.

  8. Si en algo estoy de acuerdo contigo es de tu regreso a la batalla por enseñar y educar, pero tú nunca te has ido. De la confianza, del respeto, del cariño de tus hermanos de combate, nunca lo dudes, que no te van a faltar, porque lo has sabido ganar durante mucho tiempo. Lo demás, como se decía en mi pueblo, «es área verde».

  9. Profe, su impronta quedará eternamente en aquellos que un día recibimos tus excelentes conocimientos, hay educadores que se recuerdan toda una vida, y agradeceremos por siempre la enseñanza y educación que nos diste; sé que te recuperarás y pronto estarás entre nosotros; hombres como usted aún son imprescindibles. Fuerza, no se me amilane, su optimismo y deseo de vivir son estímulos necesarios en su recuperación. Aquí estamos para lo que necesite. El sábado, en el día de nuestra patrona, pediremos por su salud y la de todos los enfermos.

  10. Echemendía, como siempre te he dicho, me uno al sentir solidario de todos los que han dejado su comentario y al de los que piensan así, yo también te espero y así aporto una dosis más a la medicina, añado: la medicina también y sobre todo está en ti, en esa mente positiva que percibo en tu mensaje.

  11. Profe, usted fue uno de los que contribuyó a mi formación profesional con sus clases de español, hoy le corresponde cuidarse para que pueda continuar con otros combates. Pronta recuperación para usted.

  12. Jose, amigo, hay que seguir adelante, luchando y luchando contra lo que sea. Esta es una prueba más de la que saldrás victorioso. Claro que te extraño, entre tú y yo siempre ha existido la complicidad de los que pensamos igual. Hago oraciones por ti, un abrazo

  13. Qué bueno saber que se tiene un profesor que sabe ahondar en la vida, tanto como en el lenguaje. Mi profe Jose, el que me enseñó a pensar críticamente y amar el idioma, como sustento de la identidad.
    Siempre está Ud., en cada aula de la carrera de Español-Literatura.
    La verdadera magia es, claro está, la espera ennoblecedora de saber que pueda contar con la sapiencia oportuna, y muy legible, de tener un profesor tan entregado a la causa educativa como lo hace el profe Jose.
    Maestro es el que enseña, pero también el que ama, cree y funda. Maestro es aquel que, sabiendo, comparte su saber con otros y construye un mundo más feliz en el aula.
    Siempre, profe, habrá un modelo de hombre, un modelo de profesor que admiraré siempre seguir; el hombre responsdable y útil, pero también el hombre siencero y tierno de esencias.
    Jose, no se sienta alejado de la Universidad, porque para los que aman y fundan, para los que sueñan y crean, hay siempre caminos oportunos para continuar.
    Ud., hoy, está con nosotros en la Universidad, enseñándonos que saber soñar, es saber; y que saber soñar es también enseñar.

  14. Profesor, ya había escuchado acerca de su publicación y acabo de leerla. Si algo aprendí en mi proceso fue a pensar todos los días, que el día siguiente será mejor. Todavía le quedan muchos septiembres esperándolo!!.
    Recupérese bien !! Aquí lo esperaremos.

  15. El tiempo implacable nos pone en diferentes trincheras por momentos. Lo que es normal no nos debe entristecer. Ahora debes recupererte y seguir la batalla desde tu casa. A BATALLAR PUES, JUNTOS, COMO SIEMPRE.

  16. Mi querido:
    Soy de las últimas en hacer público mi comentario, aunque he estado al tanto de cada colega y he sido de las primeras en emocionarme. No me sorprende que aparezcas valientemente, optimista y emocionado en nuestra red, tampoco que en un momento tan trascendente de tu vida, estén entre tus más grandes anhelos la nostalgia por no poder estar aquí, ya sé de tu vocación pedagógica y universitaria, lo que más me impacta es esa, tu capacidad para decir exactamente cada cosa, de la más bella manera y dejarnos a todos sin otra opción que hacer el máximo esfuerzo para que todo salga bien. También te espero, como los demás …
    Cuídate bien. Un abrazo

  17. Jose, desde el CUM de Yaguajay, deseamos llegue nuestro cariño y compañía. Compartimos tu bellísima idea y admiramos el valor de hacerlo en la red: esa que haz sabido gestar con inteligencia y alma.

  18. Sin palabras, amigo, he quedado muda ante tu luz. Toda mi energía valiente y positiva para ti. Espero verte pronto aqui para escuchar de tus labios la historia de un hombre que hizo de la vida un acto de fe y de victoria.

  19. Hola, amigo, sé que pronto regresarás, tu optimismo y tu amor a nuestra bella profesión te ayudarán a vencer esta dura prueba. Cuenta conmigo para lo que necesites; estaré, como siempre, al lado de los que de verdad piensan en un futuro mejor, estoy segura de que nos ayudarás a alcanzarlo. Empínate y lucha como un león, sé que puedes hacerlo, desgraciadamente tengo alguna experiencia de cómo hay que lograrlo.
    Tu eterna amiga,

    Dignora

  20. Jose amigo, deseo tu pronta recuperación y continuar juntos en esta trinchera de maestros de excelencia que tanto amamos nuestra profesión, siempre mi afecto y cariño para quien es ejemplo de pedagogos, seguirás cultivando mucho cariño de todos, deseo que tu salud mejore y continúes entre nosotros.

  21. Ah!…. La mayoría de los mensajes te han llamado profesor, quizás porque conocen solamente tu relación con la universidad. Por supuesto que descononcen la relación con el territorio, con las escuelas formadoras de maestros, con los software educartivos, con la educación virtual, con la información precisa y culta, con la defensa del idioma, etcetera, que me parece que el título de profesor te queda corto y me uno a Idalmis, Juana, Israel y otros, y te llamo maestro, y así se evidencia en el cariño y respeto recíproco a la comunidad docente del que es portador tu mensaje. Honrar, honra, decía el MAESTRO. Nos vemos en el camino porque faltan cosas por hacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *