home Noticias Un mensaje para las generaciones de todos los tiempos

Un mensaje para las generaciones de todos los tiempos

Mañana, cuando se cumplen 150 años del inicio de las luchas por la independencia de esta tierra, será leído un mensaje para las futuras generaciones que fue depositado hace ya más de dos décadas en el complejo monumental El Cacahual, justo cuando murió Juan Fajardo Vega, el último mambí.

Y fue bajo la lluvia, como para exaltar el simbolismo, que aconteció, en la mañana de este lunes, la ceremonia de extracción de la cápsula con el texto que, al decir de Ronal Hidalgo Rivera, segundo secretario de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), «resume patriotismo y fe», y constituye «argumento oportuno para reforzar la convicción de las nuevas generaciones de que son la continuidad de la historia revolucionaria».

Al pie de la tumba de Fajardo Vega, custodiada por una ofrenda floral en nombre del pueblo de Cuba, se hizo la entrega. Primero, la cápsula con el documento llegó hasta las manos de Elisa Estrada Fajardo, nieta de nuestro último mambí, y fue ella quien lo entregó a Susely Morfa González, primera secretaria de la UJC.

«Hoy podemos decir que el sueño mambí de Fajardo se ha cumplido y se seguirá cumpliendo en el futuro; miles de jóvenes demuestran con su actuar cotidiano que se ha sido fiel a su memoria y a la de tantos que entregaron sus energías y empeños antes y después de 1990, cuando se escribió el texto que hoy nos convoca», aseguró Ronal Hidalgo.

Luego, los presentes, en una larga fila en la que se encontraban el general de división José A. Carrillo, presidente nacional de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, y el general de brigada Jorge Luis Méndez, jefe de la Dirección Política de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, así como combatientes y miembros de la UJC, colocaron una flor sobre la tumba de Juan Fajardo, cual homenaje a tanta entrega.

«Mi abuelo era un hombre indomable, de carácter muy fuerte; mantuvo la lucidez hasta el último de sus días; hablaba de Maceo, de su temperamento, y no le faltaban anécdotas sobre la guerra», contó después a Granma, casi a retazos, Elisa Estrada.

Y antes de salir de El Cacahual, ese pedazo de tierra que también guarda los restos del Mayor General Antonio Maceo, de su ayudante, el Capitán Francisco Gómez Toro (Panchito), y de Blas Roca Calderío, se escucharon, en la voz de Susely, los versos siempre estremecedores de Bonifacio Byrne: Si deshecha en menudos pedazos/ llega a ser mi bandera algún día…/¡nuestros muertos alzando los brazos/la sabrán defender todavía!…

La nieta del último mambí entregó la cápsula a Susely Morfa González, primera secretaria de la UJC. Foto: Jose M. Correa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *