home Cultura, Cultura espirituana El 20 de octubre de 1868, día de emoción y victoria

El 20 de octubre de 1868, día de emoción y victoria

Tomado de Agencia Cubana de Noticias

Mucho se menciona el 20 de octubre de 1868, día en que los mambises entraron victoriosos a Bayamo, la convirtieron en la primera ciudad libre de Cuba, y fueron estrenadas las notas de la marcha guerrera,  actual Himno Nacional.

Pero, ¿cómo fue en verdad aquella jornada?, ¿Cuál fue la reacción del pueblo?, ¿Cuál era el ambiente en las calles y el hoy Centro Histórico Urbano?, ¿Cómo transcurrió el estreno de la marcha, compuesta por Pedro (Perucho) Figueredo?, ¿Se durmió ese día en la urbe?, ¿Acaso era posible hacerlo entre tantas emociones?

1018-Bayamo1.jpg

La energía de esa fecha y sus acontecimientos gravitan en este territorio oriental, cuna de valerosos hombres, como Carlos Manuel de Céspedes, considerado el Padre de la Patria; Figueredo, nacido apenas a unos metros de donde fue cantado el Himno; Francisco Vicente  Aguilera, llamado por José Martí “el caballero intachable, el millonario heroico”; y muchos otros.

En conversación con la Agencia Cubana de Noticias, Aldo Daniel Naranjo, presidente de la Unión de Historiadores de Cuba en Granma, recuerda que aquella victoria fue resultado de unas 40 horas de combate, pues los mambises peleaban desde el 18 por liberar la urbe, tierra natal de algunos de sus líderes.

“Aquí se luchó con machetes y mucho coraje. Vencer después de todo eso, provocó un gran frenesí”, dice con un tono especial, en el lugar donde ocurrieron algunos de aquellos sucesos.

Refiere que, según narradores, no cabía una persona más en la celebración. El pueblo decía consignas: “Viva la Revolución!”, “¡Viva la independencia!”, “¡Muera España!”, “¡Viva Carlos Manuel de Céspedes!”, “¡Viva Perucho Figueredo!..” Le pedían la letra del Himno a Perucho, y él los complació.

Añade que mambises, como Figueredo, Luis Marcano, Modesto Díaz y Carlos Manuel, le dieron la vuelta a la plaza, denominada por Céspedes como de la Revolución desde hacía dos jornadas. Los pobladores continuaban con expresiones referentes a la libertad…

El entusiasmo era enorme. Daniel Naranjo asegura que, durante esa jornada, prácticamente nadie durmió. La localidad estaba de fiesta.   Llegaban personas desde diferentes partes a saludar y brindar su esfuerzo.

1018-Bayamo4.jpg

  ANTES DEL TRIUNFO

Apenas 10 jornadas antes, había retumbado una campana y la voz de Céspedes llamando a todos a la lucha en su ingenio Demajagua, en el actual municipio granmense de Manzanillo. Horas después, el 11 de octubre de 1868, los mambises derramaron sangre por primera vez en una acción armada, que se convirtió en derrota, cuando entraron a Yara, confiados en el pacto de rendición de las fuerzas españolas. Después de la dispersión y la incorporación de más hombres durante los próximos días, el naciente Ejército Libertador comenzó el ataque a Bayamo, principal urbe de la zona.

 Un hecho poco divulgado es que en aquellos días nació el periódico El Cubano Libre, el primero insurrecto, el cual convocaba al combate y a conquistar la soberanía.

Según los historiadores, el día 20, a las 10 de la mañana, la guarnición colonialista enseñó bandera blanca, y rápidamente comenzó el festejo, que incluyó aquellos versos tremendos del Himno, y la música compuesta por el maestro Manuel Muñoz Cedeño:  ¡Al combate corred…!, ¡Morir por la Patria es vivir! retumbaba en los corazones y la ciudad.

En enero de 1869, las fuerzas cubanas no pudieron mantener en su poder a la hermosa Bayamo, pero el pueblo prefirió incendiarla antes que entregarla al enemigo, lo cual es catalogado como uno de los mayores ejemplos de coraje y decisión en la historia nacional.

1018-Bayamo5.jpg

1018-Bayamo6.jpg

1018-Bayamo7.jpg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *