home Noticias de portada Vaso de plástico: riesgos para tu salud

Vaso de plástico: riesgos para tu salud

Reporte de: Deisydania Rodríguez Castellanos. Especialista de Salud del Departamento de Actividades Extracurriculares.

Recientemente, luego de una inspección de especialistas en salud a nuestra institución, se adoptó la decisión de retirar los vasos plásticos del comedor obrero-estudiantil por lo dañino que resulta beber agua o cualesquier otro líquido en ellos.

Para conocimiento de toda la comunidad universitaria, hoy proponemos la lectura de este breve material, y saque cada cual sus propias conclusiones.

Lea e infórmese

¿POR QUÉ ES PELIGROSO BEBER EN VASOS PLÁSTICOS?

Los estudios que alertan sobre el peligro de los plásticos en contacto con los alimentos son muchos y, como hacen referencia a procesos a largo plazo, no son fácilmente demostrables.

  • Hay constancia de que afecta la capacidad de reproducción, puede generar malformaciones en el feto, provocar trastornos inmunitarios y nerviosos, y afectar a la memoria.
  • También se asocian los plásticos con varios tipos de cáncer, de diabetes y con la obesidad.
  • Más peligrosas son aún las partículas que se producen cuando se incinera. Las toxinas volátiles que luego respiramos están consideradas un producto cancerígeno probado.

¿QUÉ PASA CUANDO TOMAMOS UN CAFÉ CALIENTE EN UNA TAZA DE PLÁSTICO?

Se liberan sustancias como:

  • Los xenoestrógenos: cualquier sustancia cuya acción en el cuerpo es para acoplarse con un receptor de estrógeno. “Están presentes en la contaminación, cosméticos, pesticidas, en la carne bien azada que queda con la superficie oscura, e incluso en recipientes y vasos de plástico”. Como resultado, terminan teniendo los efectos de la hormona sexual en el cuerpo humano y los resultados no siempre son buenos para la salud .
  • El bisfenol A: se libera en la comida y bebida cuando el plástico se calienta, lo que sucede cuando se pone una olla para almacenar alimentos (tipo tupperware ) en el microondas, beber una botella de agua que ha olvidado en el coche o poner café caliente en una taza de plástico. Se sabe que tiene un efecto negativo en la salud , pero sigue siendo un misterio qué cantidad de la sustancia causa esos problemas.

Cómo evitar riesgos

  • Busque recipientes con la indicación “libre de BPA” . (BPA significa “Bisfenol A”, producto químico industrial tóxico que se ha utilizado desde los 70 para endurecer el plástico. Está en todas partes: en dispositivos médicos, botellas de plástico, biberones, revestimiento interno de las latas que contienen refrescos y alimentos, etc.) La misma descripción se puede encontrar en algunos recipientes de plástico utilizados para almacenar alimentos.
  • Tomar café en tazas de porcelana o cristal.
  • No calentar alimentos en recipientes de plástico.
  • No beber el agua de la botella de plástico que haya dejado en lugares de altas temperaturas ( con mucho calor ambiental).

Tenga en cuenta, también que la higiene es indispensable en los comedores universitarios

Los comedores universitarios son parte de una política de inclusión e integración a la vida institucional, establecida por nuestro país para garantizar una alimentación saludable como parte fundamental de la salud de los estudiantes y del resto de la comunidad universitaria.

En los centros institucionales es importante fomentar correctos hábitos higiénicos, como el lavado de manos, para prevenir infecciones alimentarias.

Quienes laboran en dichos sitios tienen la responsabilidad de realizar una correcta manipulación, conservación y distribución del menú; y muy importante es el fregado con abundante agua y detergente de las bandejas o platos, los cubiertos y los vasos que se utilicen.

Muchos son los docentes, estudiantes y trabajadores que almuerzan en el comedor universitario, donde debe prevalecer un ambiente de higiene que haga agradable la estancia, para ello es preciso controlar las esquinas o espacios donde pueda acumularse agua para evitar la presencia de mosquitos, moscas o cucarachas; vectores  que infectan los alimentos y atentan contra la salud.

Las personas que trabajan en los comedores deben servir las comidas con gorro, manipular los alimentos con guantes para evitar el estafilococo y no hablar mientras trabajan. También deben cuidar el adecuado estado de conservación de determinados alimentos, y extremar las medidas de protección.

En tal sentido, la Organización Mundial de la Salud, OMS, estima que cada año las enfermedades diarreicas por transmisión alimentaria o hídrica cobran la vida de alrededor de 2 millones de personas, en su mayoría niños, y refiere que algunos de los factores determinantes de las enfermedades transmisibles por alimentos son:

– Las fallas en la cadena de frío de comestibles potencialmente peligrosos.

– La preparación de alimentos varias horas o días antes de su uso, con inadecuado almacenamiento hasta el consumo.

– Las fallas en el proceso de cocción o calentamiento de los alimentos.

– La presencia de manipuladores con escasas prácticas de higiene personal.

– Las prácticas inadecuadas de almacenamiento.

– El uso de materias primas contaminadas para preparar un alimento que generalmente es servido crudo, o la adición de alimentos crudos contaminados a otros ya cocidos.

No hay quizá exageración alguna al decir que diariamente en el mundo hay un promedio de un millón de personas que sufren, o están convaleciendo, de variadas enfermedades contagiosas. Entre las más comunes y peligrosas de estas figuran las llamadas “enfermedades del aparato respiratorio”, pudiendo incluirse también las que se transmiten por medio de las secreciones por la nariz y la boca, y como consecuencia, por medio de los vasos plásticos para beber agua.

En estos grupos de enfermedades contagiosas y del aparato respiratorio figuran la tuberculosis, la pulmonía, la influenza, la difteria, la escarlatina, el sarampión, la tos ferina, la meningitis cerebroespinal, la poliomielitis (conocida más comúnmente bajo el nombre de parálisis infantil), la viruela, la varicela, la parotiditis, el sarampión alemán, la amigdalitis estreptocócica, y finalmente, los catarros comunes.

Algunas de estas enfermedades pueden ser transmitidas de otra manera, pero todas ellas se contagian por medio de las secreciones que escapan del cuerpo por conducto de la nariz o de la boca. Dichas dolencias pueden diseminarse por medio de cualesquiera artículos que se lleven a la boca, tales como vasos, tazas, toallas, pañuelos, lápices, y que luego se pasen de una persona a otra. Si uno bebe en un vaso que no está debidamente esterilizado, una vez que ha sido usado por una persona cuyos labios contienen el germen de cualquiera de las enfermedades mencionadas, se expone al peligro de contagio.

En nuestra universidad, debe tenerse especial cuidado con el uso de los vasos, que cada cual llevará por separado, y evitar, en cuanto sea posible, el peligro de una infección.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
26 + 18 =