home Noticias de portada La Constitución de Cuba la discuten y aprueban los cubanos

La Constitución de Cuba la discuten y aprueban los cubanos

Tomado de Granma

«El Secretario General de la OEA, siguiendo el guion que le dicta el Gobierno de Estados Unidos, organizó un nuevo espectáculo contra Cuba, que denominó Conferencia. En esta ocasión, acerca del proyecto de reforma constitucional cubano», declaró ayer en conferencia de prensa Eugenio Martínez Enríquez, director General de América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El funcionario afirmó que resulta llamativo que el Secretario General, con su particular obsesión anticubana, reitere vulgares calumnias y mentiras sobre nuestro país e ignore tantos temas de verdadera urgencia en Nuestra América, para los cuales no dedica las mismas energías, ni el tiempo ni los recursos de la organización de la cual es funcionario. Debe conocer el Secretario General que ni a él ni a esa organización les asiste el derecho a debatir sobre la Constitución de un Estado que no es parte de ella, ni se propone serlo, y no es, por tanto, sujeto de su sistema de tratados, con los cuales no tiene ninguna obligación.

«La OEA es la organización que, al servicio del imperialismo estadounidense, apoyó los intentos de aislamiento de Cuba, intervenciones militares en América Latina, las crueles dictaduras militares que EE.UU, creó, financió y protegió durante años e ignoró condenar las torturas más abominables en nuestra región, pisoteando los derechos de los pueblos de Nuestra América», dijo Martínez Enríquez .

Asimismo, refirió que el Secretario General irrespeta la letra de la propia Carta de la OEA, que consagra la naturaleza de sus funciones, entre las cuales no se le reconoce autonomía o capacidad para orquestar este tipo de acciones, que ni los Estados miembros de la OEA le han otorgado en algún mandato especial.

«No reconocemos, ni reconoceremos autoridad moral o legal alguna a la OEA, ni a ninguno de sus funcionarios y órganos subsidiarios que intenten singularizar a Cuba», enfatizó.

Finalmente, el Director General de América Latina y el Caribe de la Cancillería añadió que la Constitución de Cuba emana de la autoridad soberana de su pueblo, que democráticamente debatió el proyecto de Carta Magna sobre el que votará próximamente. Se equivoca el Secretario General de la OEA al repetir el guion tantas veces ensayado contra Cuba. La Constitución de Cuba la discuten y aprueban los cubanos y así será confirmado el próximo 24 de febrero.

3 comentarios en “La Constitución de Cuba la discuten y aprueban los cubanos

  1. Una vez más el servilismo del Secretario General Luis Almagro lo lleva a hacer el ridículo, convocar a una «conferencia» para abordar el tema de la aprobación de una nueva Constitución en Cuba, como si eso fuera de la incumbencia de una organización como la OEA, a la que por demás Cuba no pertenece desde 1962; o de la administración norteamericana de turno; no se acostumbran a la idea de que esta pequeña isla es libre, independiente y soberana y solo le concierne a los cubanos darse una nueva Constitución, atemperada a los tiempos que vivimos y que responda a los propósitos -presentes y futuros- en la construcción del socialismo.
    El 24 de febrero votaremos masivamente por el SÍ.

  2. Almagro está acostumbrado a hacer el ridículo. Cree que los cubanos no tenemos principios y que nos podemos ir detrás de cualquiera de sus maniobras. Hoy el Norte está más que nunca revuelto y brutal y está haciendo de todo para que los países que defendemos nuestra verdad, claudiquemos ante su hegemonía.
    Nunca vamos a entregar a Cuba. A Cuba se le respeta y la Constitución la vamos aprobar los cubanos.
    Por eso Yo Voto SÍ:
    Por el socialismo.
    por mi revolución.
    Por mi país
    Por mi familia
    y por todos aquellos que como Carlos Manuel de Céspedes, Martí, Maceo, Gómez, Ignacio Agramonete, Serafín Sánchez, Fidel, Camilo, Che, Raúl, Y TODOS LOS QUE OFRENDARON SUS GENEROSAS VIDAS POR VER A CUBA LIBRE E INDEPENDIENTE DE LAS BOTAS DEL IMPERIALISMO.

  3. Por la cabal observancia de los deberes constitucionales de los cubanos en el rescate de los valores cívicos y morales perdidos y mancillados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *