home Cultura, Cultura espirituana El doble rasero, las mentiras y la traición

El doble rasero, las mentiras y la traición

Por: José F. Echemendía  Gallego

Hace solo unas horas se dio a conocer al mundo que Julián Assange, fundador de WikiLeaks, había sido arrestado en la embajada de Ecuador en Londres, después de estar en condición de asilo diplomático por alrededor de siete años en dicha legación, a la que llegó en 2012 para evitar su extradición a Suecia, que entonces la solicitaba por presuntos delitos sexuales.

Cuando el jueves 4 de abril el portal de WikiLeaks denunciaba que su fundador, Julián Assange, sería expulsado de la Embajada de Ecuador en Londres «en cuestión de horas o días», cuatro días después el canciller ecuatoriano José Valencia calificaba como «insultante» la denuncia de WikiLeaks la semana pasada sobre el acuerdo entre los gobiernos de Reino Unido y Ecuador para extraditar a Assange; y abundaba al respecto que la decisión que tome el gobierno, revocar el asilo o revisar la situación, se ejecutará en su momento y en el marco de las leyes.

La información recibida por los activistas de WikiLeaks era cierta, aunque la filtración molestara a las autoridades quiteñas; de ahí que la denuncia hecha no tenía nada de “insultante”. Desde los primeros días en el Palacio de Carondelet, el presidente Lenín Moreno comenzó a evidenciar su incomodidad por el huésped en la Embajada de su país en Londres y en más de una ocasión afloraron desavenencias entre este y las autoridades diplomáticas del país que lo acogiera durante el mandato de Rafael Correa; debido a eso Assange afirmó reiteradamente que Ecuador había estado tratando de hacerle la vida más difícil en un intento por obligarlo a desalojar las instalaciones, situación que Ecuador negó, y el fiscal general Íñigo Salvador dijo a los reporteros en octubre que su país “no estaba buscando revocar” el asilo de Assange.

En 2018 le fue comunicado a Assange que tenía que cumplir con las nuevas reglas impuestas por la embajada ecuatoriana en Londres, esas nuevas reglas incluían el pago de su comida, de la atención médica y lavandería, cuidar de su gato, mantener limpias las partes de la embajada que usa y obtener autorización previa para los visitantes.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, en un tuit publicado hoy dijo que «Ecuador decidió soberanamente retirar el asilo diplomático a Julian Assange por violar reiteradamente convenciones internacionales y protocolo de convivencia», sin precisar en ningún momento cuáles fueron las convenciones o acuerdos violados por el “incómodo” huésped.

Lo cierto es que lo que molesta al inquilino de Carondelet son las revelaciones hechas por el portal WikiLeaks relacionadas con el escándalo denominado INApapers, y acusan a Assange de haber jaqueado las comunicaciones del presidente y de su familia. Las “preocupaciones” de este gobierno acerca del tema de los derechos humanos en Venezuela, no se corresponden con la actitud asumida con respecto a Julian Assange, quien corre el riesgo de ser extraditado a Estados Unidos y enfrentar acusaciones que podrían condenarle a muerte; aun cuando aseguren que eso no ocurrirá, el abierto apoyo al Grupo de Lima y a los intereses de Estados Unidos en derrocar el gobierno actual de la nación bolivariana demuestran la falta de coherencia en este tema.

Nada, que el señor Lenín Moreno habrá pensado, “¿Qué es una raya más para el tigre?; mientras tanto Assange tendrá que aferrarse a la idea de que “El que no la debe, no la teme”.

 

Un comentario en «El doble rasero, las mentiras y la traición»

  1. Como siempre, lo malo es lo que hacen los otros, yo solo hago lo mejor. Ese es el tratamiento imperial cuando se les toca con el pétalo de una roza. Cuando alguien se convierte en palo en cañada de la enorme y poderosa maquinaria ideológica propagandística del gran capital internacional, es tragado de una vocanada. Assange y WikiLeaks pueden jaquear cuentas personales, no tengo como demostrarlo, pero a fin de cuentas todos los usuarios de las redes sociales, de la internet, etc, son permanentemente controlados, analizados su perfil psicológico, en fin, su información toda, que después es usada para satisfacer los intereses del sector social que hoy domina las riendas del poder mundial. ¿Eso no es jaquear a millones de personas? Hay que ver cual es la diferencia entre lo bueno y lo malo del mundo hoy. Si me preguntaran a mi, prefiero a los que se ponen del lado de los desposeídos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *