home Entre universidades Acerca de junio, sus temperaturas y cómo protegernos

Acerca de junio, sus temperaturas y cómo protegernos

Por: Dr. C. Osmel Jiménez Denis, especialista en Educación Ambiental

El mes de junio es uno de los meses más calurosos del año en Cuba. Datos reportados por el Instituto de Meteorología de Cuba (ISMET) aseguran que la temperatura media para el trimestre junio-julio-agosto aumentó en 0.8 grados Celsius entre la segunda mitad del siglo XX y las primeras décadas del XXI. Esta anomalía, que se ha hecho permanente en el tiempo, se deriva en gran medida como efecto del cambio climático y ha estado dentro de las preocupaciones más recurrentes de la población cubana, y en especial de la espirituana en las últimas semanas. Por ello muchos se preguntan: ¿El clima se ha vuelto más cálido? ¿Por qué sentimos más calor ahora?

El calor y su sensación térmica nos afectan las 24 horas del día. El ISMET informó que el pasado fin se semana la temperatura mínima en Cuba osciló  entre los 24 y 27 grados Celsius, y las más interesantes fueron: 28.8 (en Varadero), 28.6 (Cayo Coco) y 28.0 (Cabo Lucrecia).

Entre los argumentos de tal comportamiento meteorológico se encuentran la persistencia,  en gran parte del archipiélago cubano, de un cielo despejado o poco nublado durante la mañana y las primeras horas de la tarde, lo que favorece que el aire que nos rodea se caliente con mucha rapidez, siendo más acentuado en el interior del país donde el viento es más débil.

Por otra parte, en la región del Caribe hay actualmente una fuerte influencia de las altas presiones oceánicas, acompañadas de una capa del polvo sahariano que nos afecta, lo que implica la disminución de las lluvias y una sensación de mucho calor.

Es válido destacar que no solo la temperatura que mide el termómetro determina la sensación de calor; hay otros factores que se deben tener en cuenta como son: la humedad relativa, la velocidad del viento y la exposición a los rayos solares. Por ejemplo si en la estación meteorológica de Sancti Spíritus se alcanzan los 33 grados Celsius, la humedad es de 55 %, la velocidad del viento es 17 km/h y nos exponemos al sol, sentiremos mucho más que esos 33 grados, digamos que 37 grados Celsius.

Otros factores no menos importantes son la edad, el sexo, el peso corporal, el nivel de actividad física y la ropa que llevamos puesta, los que intervienen significativamente en la sensación térmica.

También es importante saber que las paredes y los techos de las edificaciones, y las calles pavimentadas, absorben fácilmente la radiación solar y expulsan el calor durante la noche, lo cual incrementa la sensación térmica en el horario nocturno.

Teniendo en cuenta estas condiciones climáticas, a las que nos enfrentamos a diario, el Grupo de Trabajo para la implementación de la Tarea Vida de la Universidad orienta a la comunidad universitaria a tener en cuenta los consejos siguientes para evitar problemas de salud:

  • No se exponga al sol en los horarios de mayor riesgo (10:00 a. m- 4:00 p. m); si lo hace, debe extremar las medidas de protección.
  • Use sombrero de ala ancha (que protejan la cabeza, cara, orejas, sienes y parte posterior del cuello) o sombrilla.
  • Tome abundante agua o líquidos para favorecer la hidratación.
  • Evite el consumo de bebidas alcohólicas y las que contengan cafeína, porque aumentan la pérdida de líquido, así como las azucaradas. Favorezca el consumo de frutas y vegetales que le ayudarán a reponer las sales perdidas por el sudor.
  • Use, de preferencia, ropa holgada, clara y de algodón, que cubra la mayor parte del cuerpo y lo proteja de la radiación solar.
  • Utilice protección solar adecuada (incluye protección labial) y aplíquela 30 minutos antes de salir de casa o de la universidad, de forma generosa y renovándola regularmente.
  • Use lentes contra el sol con filtro ultravioleta.
  • Manténgase informado sobre la temperatura a la que se enfrentará durante el día, para salir preparado y hacerlo en la mañana, para evitar el calor extremo que se registra principalmente en la tarde.
  • Evite exponer a niños y adultos mayores al calor, estos grupos etáreos son más vulnerables a la deshidratación.

Si es otra persona la que se encuentra mal:

  • Consiga ayuda médica.
  • Bájele la temperatura corporal. Llévela a un lugar fresco y aplique agua con paños. Si está tumbada y vomita, ladee su cabeza y manténgale libres las vías aéreas (boca y nariz).
  • Proporciónele líquidos apropiados, nunca bebidas alcohólicas.

 

3 comentarios en “Acerca de junio, sus temperaturas y cómo protegernos

  1. Muy acertada toda la información y consejos de un alto profesional y con dominio del tema. Grarcas por sus recomendaciones.

  2. Muy buena la información y recomendaciones de un especialista del tema y gran comunicador. Gracias amigo. Realmente estamos preocupados por el tema, las temperaturas son tan altas que se nos hacen insoportables.

  3. Es verdad, todos debemos estar pendientes de cómo se comportan las condiciones edafoclimáticas, no solo para nuestro beneficio personal, sino también para contribuir con el entorno y generar en la sociedad un mayor compromiso con la protección ambiental de todos los seres vivos; pues todos finalmente se ven expuestos a estas condiciones y muchas veces hay quienes no se percatan que también ellos necesitan ser protegidos.
    Por ejemplo al regar las plantas, no lo haga en horas de intenso sol, sino en horarios más tempranos evite el estrés hidríico..
    No exponga a los animales de campo al sol en el horario de 11:00 a. m-4:00 p. m., ellos también sufren, mantengámoslos en un lugar fresco con abundante biomasa aérea para que puedan sentirse a gusto.
    Las aves de corral necesitan de espacios de sombras en los días de intenso calor y de agua fresca en sus comederos.
    EVITE LOS CAMBIOS BRUSCOS DE TEMPERATURA. No es bueno para su salud.
    No camine por la acera que no tenga sombra ya que está expuesto a recibir más calor.
    No consuma alimentos muy calientes, ni muy fríos, los extremos no son buenos para el organismo.
    No entre a lugares climatizados, si usted se encuentra sofocado.
    No se acueste en el piso frío si llegó sofocado.
    No se quite la ropa, sofocado, ni ponga los pies de pronto en el piso frío, evite hacerle daño a sus pulmones.
    Aunque usted no lo crea, las personas que tienen más años vividos, siempre tienen pendientes en su vida estos detalles y los más jóvenes no hacen caso de ello o piensan que están equivocados; y amigos míos por algo han vivido más.
    Precaver es de sabios. Y si queremos que nuestro organismo esté sano, no lo expongamos a condiciones que en vez de favorecerlo, lo quebrantarían más.
    Cuidémonos del intenso sol, del intenso calor y protejamos nuestro entorno.
    Necesitamos aire puro para nuestros pulmones, sin contaminación de ningún tipo; alimentos sanos y frescos, y pensemos juntos:
    Sembrando árboles, sembramos vidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *