home Noticias Esencias de nuestra historia y raíces culturales

Esencias de nuestra historia y raíces culturales

Tomado de Granma

Un acercamiento desde el respeto y el amor a esos símbolos que son esencia de nuestra historia y raíces culturales, fue el que sostuvieron los diputados de las comisiones de Asuntos Constitucionales y Jurídicos y de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente del Parlamento cubano, durante el análisis del proyecto de Ley de Símbolos Nacionales.

Con la presencia de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, los parlamentarios conocieron, a través de la intervención de José Luis Toledo Santander, presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos de la ANPP, los cambios que sufrió el texto del proyecto en cuanto a elementos de forma y contenido, fundamentalmente, referidos a las características y usos de los símbolos patrios. Para tales modificaciones, la comisión redactora tuvo en consideración, tanto las intervenciones de los diputados presentes en el Parlamento, como las proposiciones enviadas mediante el correo electrónico.

Toledo Santander alegó también que, en esencia, este documento pretende acercar los símbolos a la población, y resaltó durante el intercambio la colaboración de respetados intelectuales para su confección, tales como Graziella Pogolotti, Eusebio Leal y Eduardo Torres-Cuevas.

El proyecto discutido en el Parlamento tiene como desafío flexibilizar los usos de nuestros símbolos nacionales, siempre sobre la base del respeto y la deferencia que estos merecen.

La bandera de la estrella solitaria, el escudo de la palma real y el himno de Bayamo son los símbolos nacionales que establece el proyecto de Ley, y resalta, en el caso de la bandera, que se incluye la posibilidad de su confección a partir de otros tejidos o materiales adecuados, con el objetivo de facilitar su adquisición por personas naturales y jurídicas, así como su uso en actos públicos, centros laborales y domicilios, entre otros. Además, se establece que el escudo de la palma real estará presente en todas las aulas de nuestras escuelas.

De acuerdo con este proyecto de Ley, queda restringido el uso de estos símbolos en productos comunicativos con fines publicitarios y comerciales. En ese sentido, la normativa «responsabiliza a los medios de comunicación social, en cualquiera de sus manifestaciones y soportes, a diseñar e implementar estrategias de comunicación que, a partir de lo establecido en esta ley, permitan difundir, con sistematicidad, su contenido».

EN DEFENSA DE NUESTRA IDENTIDAD

«Para triunfar es imprescindible la defensa de nuestra identidad», aseguró el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez en la comisión de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, que analizó el cumplimiento de la política cultural de la radio y la televisión.

Luego de varias intervenciones que pasaron revista a las carencias y aciertos de lo que hoy se hace en el país en la radio y la televisión, Díaz-Canel llamó a todo el que está involucrado en la formación del público a tener un comportamiento culto, educado y elevado. «Eso solo se puede lograr cuando uno siente su identidad, reforzada con la sensibilidad y la coherencia», afirmó el mandatario.

La crítica artística y literaria como orientadora de valores y gustos estéticos en la población, fue uno de los aspectos resaltados por los diputados en sus intervenciones, quienes además abordaron la necesidad de formar guionistas, de incluir la música coral y el teatro en la programación televisiva y darle mayor presencia al tema de la ciencia. También subrayaron que las decisiones de la programación deben responder a la política cultural.

El reconocido músico Jorge Gómez, en alusión a la programación televisiva, afirmó que «el reto no es solo hacer una buena televisión, sino que sea seductora y que le gane al paquete, a YouTube y a los datos móviles».

Abel Prieto Jiménez advirtió sobre los peligros de la oleada colonizadora global, centrada en dañar la identidad cultural e insistió en que «el enemigo es el imperio y su aparato de dominación cultural». También llamó a estar unidos para defender la Revolución.

El destacado intelectual Miguel Barnet instó a revisar la parrilla de la programación para no caer en errores.
Entre las insatisfacciones se mencionaron el incumplimiento en los horarios de programación, la presencia de expresiones de banalidad y seudocultura en la difusión musical, la tendencia a la desprofesionalización en algunas especialidades y la inconsistencia en el reflejo de la riqueza cultural de los territorios.

Se remarcó la necesidad de que los grandes intelectuales cubanos estén en la programación, para que la gente se acerque a lo mejor de la cultura cubana y mundial. Igualmente se hizo énfasis en no hacer concesiones estéticas que confundan lo entretenido con lo banal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *