home Entre universidades «Sin perder la ternura»

«Sin perder la ternura»

Según la Organización Mundial de la Salud, el primer caso confirmado de la Covid-19 en China, fue el 8 de diciembre. A partir de ese momento muchos son los desafíos que enfrenta el planeta, y por supuesto Cuba.

Lamentablemente a través de las redes sociales hemos visto de todo: países que niegan auxilio, personas que asesinan animales en un intento absurdo por evitar el contagio, y hasta un presidente que quiso adjudicarse los derechos exclusivos de una posible vacuna contra la enfermedad.

Un columnista del New York Time escribía días atrás que la actual pandemia saca a relucir el egoísmo y el odio entre los seres humanos.

No dudo que en algunos casos tenga razón, pero no en Cuba.

Aquí, nos preparamos para un posible escenario de contagio, y luego de los tres reportes confirmados en Trinidad, un ejército de solidaridad ha inundado las noticias.

Primero fueron los nazobucos, y conocimos que en muchos lugares se regalan, luego algunos vecinos con reservas de cloro comenzaron a ayudar a sus semejantes, y finalmente nuestro Gobierno autorizó al crucero británico Braemar a que atracara en el puerto del Mariel.

PAF, una cachetada a los enemigos de la Revolución y a quienes no reconocen nuestro carácter noble y humano.

Los tripulantes y pasajeros del MS Braemar se despidieron con sus manos levantadas, no solo en señal de agradecimiento, sino por el altruismo de un país que supo responder al llamado humanitario de personas que podían morir en altamar. Menos de 24 horas permanecieron en La Habana.

Una vez más la verdad de Cuba se impone, y poco importa que las grandes cadenas televisivas hicieron caso nulo del asunto. Poco importa porque los cubanos lo sabemos, los cubanos estuvimos de acuerdo y los cubanos abrimos las puertas cuando nadie más lo hizo.

Cuando la nota oficial de nuestro Ministerio de Salud Pública confirmaba la presencia de la COIVD-19, muchos cubanos que hoy viven en la Florida escribían en Facebook, citando a especialistas ficticios, que en la Isla se calculaba la muerte del 80 por ciento de la población, y lo que es peor, se burlaban de la falta de productos de aseo.

Más claro ni el agua, querían intimidarnos, querían hacernos caer en la desesperación y el pánico. Días han pasado y los cubanos nos hemos unido. Es cierto que tenemos grandes retos por delante y quizás nos esperan jornadas estresantes. Pero la ternura nunca nos faltará, eso lo aseguramos.

Ayer la CNN informaba en un artículo, que un estudio del Reino Unido que proyecta más de un millón de muertes en Estados Unidos había sido enviado al grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca por sus autores, en el Imperial College, y Donald Trump lo ignoró durante días.

Esa no es la realidad cubana, y el pueblo lo sabe. Aquí se respira confianza a pesar de las limitaciones económicas que tenemos. De hecho la vida continúa y muchos no renuncian a los abrazos, besos y apretones de manos. Otros bromean sobre la situación, y todos se mantienen informados o incrementan las medidas  higiénicas.

Son tiempos de solidaridad, de amor; no de muros y sanciones. Muchos son también los desafíos, pero mientras estemos unidos y cumplamos con las medidas establecidas, saldremos airosos una vez más.

Quizás dentro de algunos años, cuando todo no sea más que un triste recuerdo, todavía se hablará del Interferón Alfa 2B humano recombinante, de la actitud de los médicos cubanos, y lo más importante: se dirá que una isla pequeñita en medio del Caribe escribió páginas dignas de un poema homérico.

Finalmente reflexionemos con esta frase de José Martí: “Se es bueno porque sí; y porque allá adentro se siente como un gusto cuando se ha hecho un bien, o se ha dicho algo útil a los demás. Eso es mejor que ser príncipe; ser útil”.

Confía cubano, confía, ya verás que también ganaremos esta batalla, y lo haremos SIN PERDER LA TERNURA.

“SIN PERDER LA TERNURA”. COMETARIO DEL PERIODISTA YOSDANY MOREJÓN. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *