home Nacional, Noticias Dos espirituanos entre nuevos casos de Covid-19 en Cuba

Dos espirituanos entre nuevos casos de Covid-19 en Cuba

Dos ciudadanos espirituanos figuran entre los diez nuevos casos de COVID-19 confirmados en Cuba, para un acumulado de 35 pacientes, de acuerdo con el más reciente parte emitido ayer domingo por autoridades del Ministerio de Salud Pública.

Según el parte cierre del día 21 de marzo del 2020 a las 12:00 de la noche, entre los referidos casos se identifica a un ciudadano cubano de 27 años de edad, del municipio espirituano de La Sierpe.

José Raúl de Armas, jefe del departamento de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud Pública, informó que este ciudadano arribó el 6 de marzo de Miami, Estados Unidos de América. Comenzó con síntomas el día 16 de marzo. Acude el 17 al Policlínico de La Sierpe y es remitido al Hospital “Manuel Piti Fajardo” de Villa Clara, donde es ingresado. Se mantiene aislado con evolución satisfactoria.

La propia fuente confirmó también el caso de unaciudadana cubana de 58 años de edad, del municipio espirituano de Trinidad. Se mantenía en el Centro de aislamiento del Hospital de Rehabilitación “Faustino Pérez”, por ser contacto de uno de los casos confirmados. El 18 de marzo comenzó con síntomas, siendo estudiada. Se mantiene aislada con evolución satisfactoria.

En los centros de aislamiento y atención creados para la vigilancia clínico- epidemiológica se encuentran ingresados 954 pacientes; de ellos 255 extranjeros y 727 cubanos. Otras 30 mil 773 personas se vigilan en sus hogares, desde la atención primaria de salud, dijo este domingo el funcionario en conferencia de prensa en La Habana.

Detalles sobre los restantes ocho nuevos casos de diez pacientes:

  1. Una ciudadana cubana de 94 años de edad, residente del municipio Plaza de la Revolución, provincia La Habana. En el estudio epidemiológico se define como posible fuente de infección a su hija, quien arribó al país el 7 de marzo procedente de Madrid, España, y había presentado cuadro respiratorio leve el 10 de marzo. Se mantiene aislada con evolución satisfactoria hasta el momento.
  2. Un ciudadano cubano de 39 años de edad, residente del municipio Consolación del Sur. Arribó al país el 8 de marzo procedente de Cancún, México. Comenzó con síntomas el 17 de marzo y acude ese mismo día al servicio de urgencias del Hospital “León Cuervo Rubio” de Pinar del Río, donde es ingresado como caso sospechoso. Se mantiene aislado con evolución satisfactoria.
  3. Un ciudadano cubano de 23 años de edad, residente del municipio Matanzas. Trabaja como animador en un Hotel de Varadero y había tenido contacto con tres turistas italianos. Acude al servicio de urgencias del Hospital “Faustino Pérez” de Matanzas, donde es identificado como caso sospechoso, siendo ingresado en este mismo centro. Se mantiene aislado con evolución satisfactoria.
  4. Un ciudadano cubano de 18 meses de edad, residente en España. Arribó al país el 17 de marzo procedente de Madrid acompañado de su madre. Comienza con síntomas el día 19 de marzo, y el 20 acuden a su consultorio médico, siendo conducido por el médico de familia, a la consulta especializada del Policlínico “Guillermo González Polanco” del municipio Guisa, Granma, donde reside su familia. En dicha institución es diagnosticado como caso sospechoso y remitido al Hospital “Joaquín Castillo Duani”, de Santiago de Cuba, donde es ingresado. Se mantiene aislado y con evolución satisfactoria hasta el momento.
  5. Una ciudadana cubana de 19 años de edad, residente en España. Arribó al país el 17 de marzo procedente de Madrid con su hijo. El 20 acuden ambos al consultorio médico de la familia, siendo diagnosticada como sospechosa. Inmediatamente es conducida por el médico de familia a la consulta especializada del Policlínico “Guillermo González Polanco” del municipio Guisa, provincia Granma, donde reside su familia. En dicha institución es diagnosticada como caso sospechoso y es remitida al Hospital “Joaquín Castillo Duani”, de Santiago de Cuba, donde es ingresada. Se mantiene aislada con evolución satisfactoria.
  6. Una ciudadana canadiense de 56 años de edad, que arribó a nuestro país procedente de México el día 9 de marzo. Se hospedó en una casa de renta en el municipio Plaza de la Revolución, de la provincia La Habana. Comienza con síntomas el 16 de marzo y es ingresada el 19 en el Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí”. Se mantiene aislada con evolución satisfactoria.
  7. Un ciudadano canadiense de 76 años de edad. Arribó a nuestro país procedente de México el día 10 de marzo. Se hospedó en una casa de renta en el municipio Plaza de la Revolución, de la provincia La Habana. Comienza con síntomas el 16 de marzo y es ingresado el 19 en el Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí”. Se mantiene aislado con evolución satisfactoria.
  8. Una ciudadana canadiense de 66 años de edad, que arribó a nuestro país procedente de México el día 14 de marzo. Se hospedó en una casa de renta en el municipio Plaza de la Revolución, de la provincia La Habana. Comienza con síntomas el 16 de marzo y es ingresada el 19 en el Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí”. Se mantiene aislada con evolución satisfactoria.

De los 35 pacientes diagnosticados con la enfermedad, se mantienen ingresados 33, de los cuales dos se reportan en estado crítico y uno grave. Un equipo médico de especialistas en Terapia Intensiva y el Grupo de Expertos del Ministerio de Salud Pública mantienen una atención y seguimiento permanente.

El resto de los pacientes presentan una evolución clínica estable.

Hasta el 21 de marzo se han confirmado 271 mil 364 casos de COVID-19 en 162 países, con 11 mil 252 fallecidos y una letalidad de 4,15%. La Organización Mundial de la Salud (OMS) reporta 94 países con transmisión.

En la región de las Américas se encuentran afectados 31 países y diez territorios de ultramar. Se han confirmado 23 mil 783 casos y 307 fallecidos.

Los cuatro casos reportados al cierre del 20 de marzo

Este domingo, José Raúl de Armas también dio los detalles sobre los cuatro casos reportados al cierre del día 20 de marzo:

  1. Un ciudadano cubano residente en el municipio Centro Habana que arribó al país el 15 de marzo proveniente de España. Comenzó con síntomas y acudió a los servicios del hospital clínico quirúrgico de Diez de Octubre donde fue remitido e ingresado.
  2. Un ciudadano de la República Popular China de 52 años que es trabajador de la Zona Especial de Desarrollo del Mariel. Se le detecatron los síntomas y fue remitido al Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, donde se encuentra ingresado en estado satisfactorio con buena evolución.
  3. Un ciudadano español de 60 años de edad que arribó al país el 16 de marzo procedente de España. Comenzó con síntomas el día 17 en el hotel donde estaba hospedado y fue detectado por el equipo de trabajo de esta institución y fue trasladado al IPK, donde se confirmó el diagnóstico.
  4. Una ciudadana cubana, esposa de un ciudadano italiano diagnosticado como caso positivo, que se mantenía hospitalizada en la provincia de Las Tunas por ser un contacto directo de un caso. Aparecieron los síntomas, se estudió y se confirmó.

¿Cuáles son los crietrios de inclusión en los casos sospechosos?

La vigilancia microbiológica de los virus respiratorios en Cuba no surgió a raíz de la pandemia de la COVID-19. Además de estudiar este nuevo coronavirus, el país dispone en el IPK de medios para descartar 17 tipos diferentes de virus respiratorios que pueden circular en el país.

Desde hace muchos años se realiza una vigilancia continua, encaminada a evaluar los virus de esta naturaleza que circulan para tomar las mejores conductas terapéuticas para nuestros pacientes.

¿Cuáles son los criterios de inclusión en los casos sospechosos? El plan para el enfrentamiento al nuevo coronavirus tiene diseñado un algoritmo diagnóstico claro, que se fundamenta en criterios clínicos y epidemiológicos:

  • Presentar síntomas de una enfermedad respiratoria
  • Provenir de un área en transmisión
  • Tener contacto con una persona diagnosticada.

Hay otro número de casos que no cumplen con estos criterios, sin embargo, por su importancia epidemiológica y nivel de transmisión de casos, que clínicamente son altamente sospechosos, también se ingresan.

El jefe del departamento de Enfermedades Transmisibles del Minsap ejemplificó que de estos últimos diez casos diagnosticados, hay pacientes que habían sido contacto de otros, y desarrollaron la enfermedad estando aislados, lo cual es muy importante, porque esas personas no diseminan la enfermedad dentro de la comunidad.

Las personas, una vez que son consideradas casos sospechosos, van a los centros de aislamiento. En estos existen todas las condiciones para estar aislados, recibir el tratamiento que necesiten en cada momento, así como los medios para la toma de muestra y traslado hacia los laboratorios de referencia y regionales donde se realiza el diagnóstico.

“El mensaje a nuestro pueblo hoy es de alerta, pero de tranquilidad”

“El mensaje a nuestro pueblo hoy es de alerta, pero de tranquilidad, dirigido a que se cumplan las medidas que se vienen dictando por los organismos implicados en este enfrentamiento. Es fundamental que la población comprenda que las medidas de distanciamiento social en este momento son primordiales.

“Si logramos disminuir el flujo de personas a lo mínimo indispensable, si nuestros pobladores solamente salen de sus casas a sus labores esenciales, si no acuden a lugares públicos, si tratan de distanciarse lo más posible del resto, estaremos en condiciones de enfrentar esta pandemia de mejor manera”, dijo el especialista este 22 de marzo en la conferencia de prensa.

La autoridad sanitaria insistió en la necesidad de que los jóvenes cooperen. “Son muy activos, participan en actividades colectivas por excelencia, como las fiestas, hay que reforzar las medidas de distanciamiento social en este grupo”.

Ante la presencia del más mínimo síntoma respiratorio es importante que las personas acudan al médico, buscar ayuda, dijo José Raúl de Armas.

En sus inicios, esta no es una enfermedad que da cuadros graves –explicó–, comienza con síntomas casi imperceptibles, una tos que no llama la atención, un malestar, una fiebre que no alarma. Pero ante cualquier manifestación el ciudadano debe acudir a los servicios de salud inmediatamente para ser atendido, porque puede derivar en cuadros graves, y para que no disemine la enfermedad en su familia ni en la comunidad.

“La progresión de los casos en Cuba no se comporta de forma exponencial. Ha tenido un aumento que corresponde al incremento y efectividad de la vigilancia de los casos que acuden a las áreas de riesgo, además porque estamos estudiando a todas estas personas”.

Reiteramos que las medidas estipuladas no incluyen solamente al sector salud, sino a todos los organismos de la Administración Central del Estado, concluyó el jefe del departamento de Enfermedades Transmisibles del Minsap.

Tomado de: http://www.escambray.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *