home Noticias de portada La Madre cubana

La Madre cubana

 
Por: Guillermo Luna Castro
 
He defendido la idea de que todas las madres que se levantaron en armas junto a sus hijos y que sufrieron las pesadumbres de la guerra -una de ellas la pérdida física de sus descendientes-, a pesar de lo cual siguieron luchando y siendo ejemplos de estoicismo, merecen exactamente igual honor y memoria.
 
Isabel María de Valdivia es una de esas guapas mujeres, gigantes patriotas y excepcionales madres que no solo parieron a una pléyade de personas que son símbolos altísimos de la lucha independentista cubana, sino que se fueron a la manigua a sufrir las peores calamidades, con tal de servir a un ejército y nación levantada contra el poder opresor.
 
No es menos que nadie, ni un milímetro, y como madre igual de Cuba, como todas las que fueron paradigmas para su prole y el pueblo todo, supo ganarse la admiración, respeto y consideración tanto de los combatientes y mandos que durante 30 años combatieron contra España, como de generaciones futuras que la asumieron como bandera para todas las luchas.
 
Fue una mujer bendecida por la familia, por el amor que siempre le prodigaron; y sufrida por ella, porque tuvo algunos partos infaustos, varios de los nacidos de ella no alcanzaron la madurez y por si ello no bastara, algunos de todos sus vástagos que fueron a la guerra, cayeron en combate.
 
Lo perdió y sacrificó todo, nadie más que ella, primero la comodidad del hogar y la placidez de la prosperidad; y segundo a sus propios hijos; y ni así se derrumbó su espíritu y clamor porque Cuba fuera verdaderamente independiente primero, y democrática y popular después.
 
¡Qué dignísima mujer! ¡Qué inmensa madre espirituana y cubana!
 
Hacen falta urgente sus monumentos, sobre todo aquellos que se construyen en la memoria del pueblo y en la identidad de la historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *