home Noticias Actualizan procedimiento para el Registro de Consumidores y la utilización de la libreta de abastecimiento

Actualizan procedimiento para el Registro de Consumidores y la utilización de la libreta de abastecimiento

Tomado de Granma

Anualmente, las oficinas de Registro de Consumidores –más conocidas como Oficodas– realizan alrededor de tres millones de trámites, incluyendo el movimiento de altas y bajas como parte del procedimiento establecido para la inscripción en dicho Registro y la entrega de la libreta de control de venta de productos alimenticios.

Se trata de un procedimiento habitual que transcurre sin mayores percances, aunque el que se desarrolló entre diciembre de 2020 y enero de 2021 alcanzó determinada magnitud, a partir del atraso que existía en el cumplimiento de la responsabilidad de los jefes de núcleos y demás integrantes, por dos causas fundamentales: fallecimientos y salida del país de ciudadanos cubanos por más de tres meses.

Si a ello le sumamos el rumor, infundado, vale aclarar, de supuestas multas que serían aplicadas a quienes no cumplieran con este deber, el resultado final se tradujo en una larga fila de personas frente a estas oficinas desde horas bien tempranas del día.

Lo que sí es cierto es que, como resultado de este proceso, se realizó la baja a más de 220 000 consumidores que se encontraban fuera del país por un periodo superior a los 90 días, informó a Granma Francisco Silva Herrera, director general de Ventas de Mercancías del Ministerio del Comercio Interior (Mincin).

Aun cuando el mayor porciento de esas bajas tuvieron lugar luego de la citación emitida por las Oficodas, hay que destacar que más de 18 500 personas acudieron, cumpliendo su deber como ciudadanos, a dar baja a algún miembro de su núcleo sin haber recibido notificación previa, apuntó el directivo.

En el caso de los fallecimientos, precisó, desde agosto pasado hasta la fecha, 57 300 personas causaron baja por este motivo, de las cuales el 74 % fue gestionada a través de las Oficodas, pues los familiares o miembros del núcleo no se presentaron en el plazo fijado para efectuar el trámite correspondiente.

Por otra parte, Silva Herrera reiteró que no está establecida en ninguna norma ni en el decreto de contravenciones, la aplicación de multas o sanciones por la violación de lo dispuesto legalmente en cuanto a las obligaciones, derechos y procedimientos para la inscripción en el Registro de Consumidores y utilización de la libreta.

Tales responsabilidades –aclaró– se encontraban asentadas en la Resolución No. 78/91 del Mincin que, recientemente, fue sustituida por la Resolución

No. 47/2021, suscrita por la ministra Betsy Díaz Velázquez.

«Esta nueva disposición actualiza un grupo de aspectos y aúna, en un mismo documento legal, las circulares y demás instrucciones que se habían emitido para complementar la anterior normativa, de acuerdo con las modificaciones que se fueron incorporando en asuntos migratorios y en la Ley General de la Vivienda».

¿QUÉ DICE LA NUEVA RESOLUCIÓN?

El actual procedimiento, que resulta de aplicación para todas las personas naturales cubanas con domicilio permanente en el país, y para los extranjeros con residencia permanente en el territorio nacional, establece, entre otros aspectos, cuáles son las obligaciones de los jefes de núcleos y las causales que determinan la baja en el Registro de Consumidores.

En tal sentido, uno de los principales cambios es que se extiende a 15 días hábiles posteriores al deceso –anteriormente eran diez– el plazo para que los familiares o miembros del núcleo den baja a las personas fallecidas.

Asimismo, esta Resolución hace constar otros de los términos y condiciones que dan lugar a las bajas y cancelación del núcleo:

  • En caso de que la persona esté recluida en centros penitenciarios, la baja se tramita en los diez días hábiles posteriores a los tres meses de la reclusión.
  • Cuando la persona se ubica en un hogar de ancianos de forma permanente, la baja se tramita antes de ingresar al hogar.
  • Si la persona sale al exterior del territorio nacional con carácter temporal, superior a tres meses, por motivos de trabajo, estudio, cooperación o asuntos particulares.

Aquí, explicó Francisco Silva Herrera, se incluyen los profesionales que cumplen misión internacionalista, y lo correcto es que, antes de su salida del país, se presenten en el Registro de Consumidores para hacer el trámite de baja correspondiente.

En consonancia, la única disposición especial que tiene la actual Resolución señala que los jefes de los Organismos de la Administración Central del Estado, que autorizan el envío de personal al extranjero por motivo de trabajo, estudio o cooperación, por un término mayor de tres meses, les solicitan a estos el modelo de constancia de baja de la libreta, emitido por las Oficodas, y queda bajo custodia en dicho organismo, hasta su regreso.

Cuando se realiza la extracción o abandono de la vivienda a causa del cumplimiento de una resolución o sentencia firme dictada por las autoridades competentes, la baja se tramita a partir de los diez días hábiles posteriores a la extracción.

ALGUNAS DUDAS EN COMÚN

El tema de la libreta de abastecimiento y las obligaciones de los jefes de núcleo –que a fin de cuentas no es cosa nueva, pero sí diana frecuente de incumplimientos– ha suscitado no pocas inquietudes y preocupaciones en la población.

Una de las dudas que más se repiten es qué sucede una vez que ese ciudadano que permaneció en el exterior por más de tres meses, regresa a Cuba. ¿Acaso pierde el derecho a recibir nuevamente su cuota de la canasta familiar normada?, se preguntan muchos.

Al respecto, el Director General de Ventas de Mercancías del Mincin aclaró que estas personas, al retornar al país, solo deben acudir al Registro de Consumidores para hacer constar su regreso y, de forma inmediata, se efectuará su reincorporación a la libreta.

Otro de los cuestionamientos radica en el proceder cuando es el jefe del núcleo quien se encuentra fuera del país o cumple con alguna de las causales que definen la baja de la libreta de abastecimiento.

En estos casos, dijo, la norma es bien precisa, pues establece que cualquier persona integrante del núcleo, cuya edad sea de 18 años o más, puede presentarse en la Oficoda y solo con su declaración solicitar la baja de cualquiera de los componentes, incluyendo al jefe de núcleo.

«El consumidor que realice el trámite de baja del jefe de núcleo, designa al nuevo jefe con carácter provisional hasta que alguno de los integrantes presente el título de propiedad de la vivienda a su nombre», agregó.

Según Silva Herrera, la nueva Resolución también fija claramente la facultad de la Oficoda de otorgar baja de oficio por alguna de las causas establecidas, previa notificación, 72 horas antes, al núcleo familiar en cuestión.

Por otra parte, señaló, cuando el total de integrantes del núcleo cause baja por fallecimiento, salida del país o traslado hacia otra dirección, se procede a la cancelación del núcleo, excepto que se presente el título de propiedad a nombre de la persona que solicita el alta, así como el carné de identidad actualizado por dicha dirección.

Al decir del directivo, una modificación importante que trae la disposición es que, de realizarse la declaración de la libreta de control de venta por algún integrante del núcleo en el primer semestre del año, se exonera de la presentación del título de propiedad de la vivienda.

«De igual forma, se incorpora el tratamiento a los casos de compra-venta de viviendas, en los cuales se cancela el núcleo anterior y se constituye uno nuevo para quienes adquirieron ese domicilio».

En tal sentido, aseveró, se aclara que los consumidores que causan baja pierden el derecho a incorporarse nuevamente a ese núcleo, independientemente de que todavía no hayan terminado el trámite de cambio de dirección.

No obstante, aquí hay un respaldo a los niños menores de 18 años y a las embarazadas que, de estar en este caso, mantienen el derecho de incorporarse a otro núcleo, a pesar de no tener cambio de dirección e, incluso, se le puede constituir un núcleo de carácter provisional sin presentar un documento legal de la Vivienda, con la dirección de control de la propia Oficoda, comentó.

 ¿OFICODAS DIGITALES?: PASOS HACIA LA INFORMATIZACIÓN

Actualmente, de las 681 Oficinas de Registro de Consumidores que existen en el país, 115 están trabajando en la informatización de su sistema, afirmó el directivo.

«Entre las acciones previstas en este primer momento se encuentra la digitalización de toda la información recepcionada en la base de datos, lo que permitirá luego una mejor visualización de los trámites, y que los procesos transcurran de manera automatizada».

Se trata de una prioridad de trabajo que, si bien depende en gran medida de la disponibilidad de medios tecnológicos, permitirá enlazar el sistema informático de las Oficodas con la Ficha del Ciudadano, de manera tal que se pueda acceder a toda la información de los consumidores, de conjunto con la situación migratoria de las personas, los cambios de domicilio, los nacimientos, las defunciones, etc., agregó.

Además, informó que están trabajando en el diseño de una aplicación para que, una vez informatizadas estas oficinas, las personas puedan acceder al Registro de Consumidores desde su móvil, y realizar sus trámites en línea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *