home Noticias Nuevos valientes voluntarios se suman a la «zona roja» en la UNISS

Nuevos valientes voluntarios se suman a la «zona roja» en la UNISS

 

El segundo grupo de valientes jóvenes de la Universidad de Sancti Spíritus «José Martí Pérez» (UNISS) ya está en «zona roja» y sustituye a los diez que se habían incorporado en el primer grupo del actual rebrote de la pandemia en nuestro territorio.

En esta oportunidad, cada uno de los incorporados ha traído iniciativas para alegrar a los pacientes usando manualidades de factura casera.

¿Cómo surgió esta idea? Lidier Aroche nos cuenta que «la idea me surgió y traje el material para hacer estos llaveros, no todos los muchachos sabían hacerlo pero con entusiasmo aprendieron y el personal de salud también nos apoya».

A través de las redes sociales, estos jóvenes nos transmiten sus vivencias en el apoyo al centro de aislamiento que radica en la residencia estudiantil de la casa de altos estudios yayabera, mientras que el grupo saliente lo hace desde su cuarentena.

Ya la Universidad cuanta con valientes voluntarios que salvan vidas para sostener la tarea mientras la situación epidemiológica del territorio lo demande.

 

 

Un comentario en «Nuevos valientes voluntarios se suman a la «zona roja» en la UNISS»

  1. GRUPO DE GESTIÓN DE RIESGO DE DESASTRE DEPARTAMENTO DE ENSEÑANZA MILITAR UNISS
    El aislamiento social y la cuarentena durante la pandemia de COVID-19 constituyen medidas efectivas con el objetivo de salvaguardar vidas. Sin embargo, estas medidas traen consigo un importante costo para la salud mental. Dentro de las manifestaciones reportadas con mayor frecuencia en los centros de aislamiento se encontraron los trastornos emocionales, depresión, estrés, apatía, irritabilidad, insomnio, trastorno de estrés postraumático, ira y agotamiento emocional.
    Además, se ha observado un agravamiento de condiciones preexistentes, como la diabetes, hipertensión arterial, angina de pecho y eventos cardiacos, así como de condiciones psiquiátricas (trastornos depresivos, ansiosos, obsesivo-compulsivo, abuso de sustancias y déficit neurocognitivos).
    Otros elementos potencialmente estresantes son la frustración y el aburrimiento. El confinamiento, la pérdida de las rutinas diarias, la reducción del contacto social son causas frecuentes de frustración.
    Si bien resulta indispensable estimar el impacto psicológico negativo que la cuarentena y el aislamiento social tendrán en personas y grupos sociales, no se puede obviar a quienes transitan por esta situación y salen fortalecidos y saludables mentalmente. En ellos también debemos concentrarnos, porque en sus modos de afrontar el estrés, en su capacidad de adaptación a las circunstancias desfavorables, se encontrarán respuestas útiles para quienes reclamen ayuda de los profesionales de la salud mental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *