home Noticias En la UNISS estamos dispuestos a todo

En la UNISS estamos dispuestos a todo

Después de 1959, las universidades cubanas son, precisamente, el espacio en el que la formación revolucionaria de los jóvenes ha de consolidarse de manera que les permita asumir las disímiles tareas sociales que imponen los tiempos actuales, así como las correspondientes a la especialidad de la cual egresan.

La universidad espirituana es uno de esos sitios; y dignificar el pensamiento y la acción revolucionaria del más ilustre de los cubanos, cuyo nombre la identifica, es el reto permanente de trabajadores y estudiantes ante cualesquier maniobra enemiga en las redes sociales o en las calles, y hoy se suma, como toda Cuba, al apoyo irrestricto a la dirección del país y a la Revolución.

Ante los intentos de desestabilización de nuestros enemigos, hagamos nuestras las palabras del presidente cubano, exponente de la continuidad revolucionaria de este pueblo, quien recientemente expresó:

«No vamos a entregar la soberanía ni la independencia del pueblo ni la libertad de esta nación. Somos muchos los revolucionarios en este pueblo dispuestos a dar la vida, no por consigna, sino por convicción. Tienen que pasar por encima de nuestros cadáveres si quieren enfrentar a la Revolución. Estamos dispuestos a todo y estaremos en las calles combatiendo».

No olvidemos tampoco las del líder histórico de la Revolución Cubana, quien muchas veces aseveró que en la universidad se hizo revolucionario,  pronunciadas el 17 de noviembre de 2005, en un singular encuentro en la casa de altos estudios de La Habana: «… cuando terminé en esta universidad yo me creía muy revolucionario y, simplemente, estaba iniciando otro camino mucho más largo.  Si yo me sentía revolucionario, si me sentía socialista, si había adquirido todas las ideas que hicieron de mí (…) un revolucionario, les aseguro con modestia que hoy me siento diez veces, veinte veces, tal vez, cien veces más revolucionario de lo que era entonces.  Si entonces estaba dispuesto a dar la vida, hoy estoy mil veces más dispuesto a entregar la vida que entonces».

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *