home Cultura, Cultura espirituana El 15N, nada; pero…

El 15N, nada; pero…

Por: M. Sc. Liliam. M. Quiñones. DCI-UNISS

A partir de la llegada a España de Yunior García, principal promotor de las marchas contra el Gobierno de Cuba, en europapress se publica que “Así las cosas, Archipiélago ha llamado a extender hasta el 27 de noviembre la Jornada Cívica por el Cambio, como respuesta a la «campaña de terror» del Gobierno que complicó la asistencia a las movilizaciones del lunes”.

Señalan, además, que “Entendemos que las causas que motivaron la convocatoria del 15N siguen vigentes y el Gobierno no ha entendido el mensaje», por lo que «es nuestro deber ciudadano seguir alzando la voz contra la injusticia».

Ante tales proyectos, vale la pena no quedarnos tranquilos, ni con los brazos cruzados, pensando que ya todo pasó, cuando vivimos un noviembre cargado de fechas significativas y gloriosas que dignifican hombres e historia como legado de este país para todos los tiempos.

La extensión de sus aspiraciones  de llevar a cabo la Jornada Cívica por el Cambio puede centrarse en fechas  como la de hoy, 19 de noviembre, cuando todo el país celebra el Día de la Cultura Física y el Deporte; en la de mañana 20, fecha memorable porque, en 1788, abre sus ojos al mundo  el que primero nos enseñó en pensar: el filósofo Félix Varela Morales, o el día 23, cuando en la construcción de una Ciudad Escolar en el Caney de las Mercedes en 1959, el Che realiza la primera Jornada de Trabajo Voluntario.

Denigrante sería que apostaran por el día 25, fecha que desde 2016 enluta a toda una nación por la pérdida física de quien por 57 años estuvo al frente no solo de Cuba como país al que amó y por cuya independencia y soberanía luchó toda su vida, sino por la certeza, sabiduría y empeño de enseñarnos cómo enfrentar al poderoso enemigo del Norte desde cualesquier tribuna internacional o nacional, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Bochornoso si pensaran en el día 27 de noviembre; primero, porque en 1893 falleció Mariana Grajales, cuya impronta no solo quedó para reconocerla como la madre de los Maceo, sino como la Madre de la Patria; y en segundo lugar porque esa es una fecha para hacer otros honores:  el “ejército de batas blancas” rinde homenaje a los estudiantes de Medicina que fueron vilmente fusilados, sin que se probara culpabilidad alguna por las autoridades españolas en 1871, como escarmiento contra los que pensaran diferente desde tiempos tan remotos.

El intento de mancillar esos ejemplos puede costarles muy caro.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *