home Noticias Seis décadas de heroísmo cotidiano

Seis décadas de heroísmo cotidiano

Tomado de Trabajadores

Nació como una fuerza arrolladora para organizar el quehacer de los trabajadores de la enseñanza. Creció al calor de la Revolución y con ella las ansias de educar a un pueblo y prepararlo para las tareas difíciles que vendrían después. Era impres­cindible fundar una organización obrera, sindical, que representara los verdaderos intereses de quienes formaban el futuro en las aulas. Esta fue la génesis del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Enseñanza, creado durante el congreso constitu­yente que tuvo lugar entre los días 22 y 24 de noviembre de 1961.

Hombres y mujeres valiosísi­mos dedicaron sus vidas, desde lo profesional, a este empeño. A la luz de los años —como le gusta decir a la educadora y destacada dirigente sindical Mirella Suárez Ortega— re­sulta ineludible resaltar y honrar a Gaspar Jorge García Galló y a Raúl Ferrer Pérez, quienes se desempeña­ron, respectivamente, como el pri­mer secretario general de la organi­zación e integrante de su ejecutivo nacional en esos inicios.

Al margen de sus méritos so­bresalientes como pedagogos, fue­ron ellos los fundadores de la obra que llega hasta nuestros días bajo el nombre de Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, la Ciencia y el Deporte (SNTECD), con un largo camino recorrido y muchos desafíos ante sí.

Mas no fueron los únicos. Me­recen ser recordados y honrados en estas breves líneas los secretarios generales, elegidos en los congre­sos sucesivos: Mario Ferrer Gaetán, Olga Amaro, Ramona Ruiz Bravo, Julio Reyes Álvarez, Pedro Octavio de Armas, Luis Abréu Mejías, Is­mael Drullet Pérez, hasta llegar al actual desempeño de Niurka María González Orberá.

Ha sido este sindicato artífice de innumerables tareas que hoy enorgullecen, como la calificación y preparación de los docentes (pri­mero para que se titularan como tales y luego se formaran como uni­versitarios); el apoyo que brindó a las batallas por alcanzar el 6.º y el 9.º grados en los diferentes sectores; la captación de fuerzas que inte­grarían el Contingente de Maestros Internacionalistas General Augus­to César Sandino, en Nicaragua (1979-1981); la movilización para las escuelas en y al campo, así como la constante preocupación y ocupación por la calidad de la educación.

“El sindicato ha tenido un pa­pel protagónico durante todos es­tos años, siempre en defensa y re­presentación de los trabajadores de la educación”, subrayó Mirella, al comentar momentos e hitos que han marcado la trayectoria de la organización, como la creación del Centro de Documentación e Infor­mación, la revista Con Luz Propia, y el fomento de la colaboración in­ternacional. Todo ello bajo el man­dato de Luis Abréu Mejías, quien dirigiera el SNTECD desde 1991 hasta el 2008, pues fue elegido en tres congresos.

Hoy resulta meritorio subrayar el rol de esta organización en el en­frentamiento a la pandemia de la COVID-19, pues los trabajadores y afiliados han demostrado una dis­posición extraordinaria y prestado sus servicios en las llamadas zonas rojas, en los centros de aislamiento, en las tareas de higienización, y de igual manera ayudando a las perso­nas de la tercera edad o aquellos con discapacidad, llevándoles alimentos, medicamentos y satisfaciendo otras necesidades.

En estos 60 años, en nombre del Secretariado Nacional del SNTECD —afirmó Niurka María González Orberá, secretaria ge­neral— patentizamos el orgullo por representar a nuestros afilia­dos y trabajadores de manera in­condicional y acompañarlos en su desempeño. Reconocemos el alto grado de profesionalidad, patrio­tismo, sensibilidad humana y ma­durez política. Son garantía de la continuidad y constante perfeccio­namiento de nuestra sociedad, he­rederos del legado ejemplar de la historia de esta organización sin­dical que hacen valedera la obra de Fidel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *